Un juego que llevó a la muerte a un niño

Un niño murió en el intento de imitar al personaje de un videojuego, que se ahorca primeramente pero luego revive, según un comisario. El menor de tan solo 9 años intentó hacer lo mismo, pero tuvo un triste final.

En una casa en construcción ubicada en Capiatá, un niño de 9 años y sus amiguitos pasaron la mañana jugando videojuegos del PlayStation. La mamá de 42 años realizaba sus tareas cotidianas en la casa, con la tranquilidad de que su hijo estuviese entretenido en compañía de otras criaturas.

Casi al mediodía, el niño desapareció de la vista de sus familiares pero subió a la terraza de la casa en construcción. Su idea era imitar uno de los juegos, donde el personaje resiste por tres minutos estar ahorcado, con desvanecimiento incluido, comentó a ABC Color el subcomisario Carlos Miguel Aquino, de la comisaría 32ª Central.

En su intento de emular al juego electrónico, el niño usó un piolín que lo ató a su cuelo, parado sobre una silla. El menor resbaló y por desgracia murió asfixiado, sin que en ese momento sus familiares se percataran de la situación. Sus allegados lo encontraron aproximadamente a las 19:00.

Los amiguitos del niño comentaron al subcomisario que estuvieron jugando al play y que uno de los juegos consistía en que el protagonista se ahorcara por tres minutos y luego seguía viviendo. Esto quiso ser emulado por la víctima.

El caso trascendió anoche, aunque no se tiene el nombre del juego; la Policía seguirá con la investigación este martes.

En países de la región ya hubo suicidios de adolescentes que jugaron este tipo de juego electrónico. La intención es imitar, aguantar, desvanecerse por unos segundos y luego retomar el conocimiento, a fin de superar el reto.

Otra arista del caso fue que quería un inflador de pelota, pero la mamá no podía en ese momento. Esta hipótesis también es manejada por los policías.

En este caso, un niño de tan solo 9 años, se vio sobrepasado por el videojuego, mientras que su madre realizaba sus actividades domésticas y el padre trabajaba en Argentina.
Fuente: ABC