San Lázaro se moviliza de nuevo porque no se reinicia el asfaltado

CONCEPCIÓN
Las autoridades municipales del distrito de San Lázaro, Departamento de Concepción, denuncian que el gobierno nacional incumple la promesa de reinicio de obras viales. Acusan a las autoridades departamentales de pytyryry.
Digno Cañete, presidente de la Junta Municipal de San Lázaro, se mostró sumamente preocupado por la falta de cumplimiento de la promesa realizada por el vicepresidente de la República Juan Afara y el ministro de Obras Públicas, Ramón Giménez, quienes el mes pasado prometieron públicamente que en un plazo de 15 días se reiniciarían las obras del camino Concepción-Vallemí.

Indicó que ya pasaron 20 días y que no existe ningún movimiento de máquinas en ninguno de los tres tramos, lo cual implica que una vez más las autoridades nacionales mintieron a la ciudadanía norteña.

Dijo que lamentablemente las autoridades departamentales, como el caso del gobernador, Luis Urbieta, es pytyryry (arrastra los pies), porque no reclama a las autoridades nacionales como debiera hacer siendo representante ante el Ejecutivo. «Le comprendemos porque seguro que no quiere ponerse mal ante las autoridades, pero lamentamos», dijo Cañete.

Por otro lado indicó que si la obra no se reinicia, la población de Vallemí ya no se trasladará a Concepción para manifestarse, sino directamente cerrará el río Paraguay como medida de protesta. «Ya tenemos presión del pueblo para cerrar el río y cuando eso lo hagamos vamos a demostrar el daño que eso ocasiona el gobierno», sostuvo.

El 18 de octubre pasado, hubo una manifestación representantes de Concepción, San Lázaro y Loreto exigieron la continuidad de la obra de la ruta Concepción-Vallemí. En la ocasión el vicepresidente, Juan Afara y el ministro de obras, Ramón Giménez prometieron que en 15 días los trabajos se reiniciarían en el primer y segundo tramos y que seguiría la negociación con la empresa Benito Roggio sobre el tercer tramo.

La comisión de crisis conformada en aquel entonces volverá a reunirse en los próximos días, para analizar el incumplimiento de la promesa. No descartan iniciar de nuevo algunas medidas que acompañen la lucha de los vellemienses.

La obra de 170 kilómetros se construye en tres frentes. El primer tramo está cargo del Consorcio Tagatiya, el segundo encara la empresa T y C y el tercero Benito Roggio.

Los trabajos ya pararon hace casi 6 meses por falta de desembolso por certificaciones y por un supuesto mal diseño en el tercer tramo.

fuente:UltimaHora.com