La ruta del dinero vinculado al stronismo

Por Juan Carlos Lezcano F.

Familiares del exdictador Stroessner vinculados a lavado de dinero y evasión impositiva en Brasil crearon empresa de portafolio en Estados Unidos, desde donde dirigían esquema de importación ilegal. La empresa fue creada con ayuda de Mossack Fonseca.

Agosto de 2006. Cerca de 100 personas son detenidas en diferentes estados de Brasil, señaladas de formar parte de un esquema criminal de contrabando, lavado de dinero y evasión de divisas. El “Operativo Diluvio”, como lo denominaron las autoridades del vecino país, incluyó cerca de 1.000 efectivos de la Policía brasileña y unos 300 agentes de la Receita Federal, además de contar con apoyo de fuerzas del orden de los Estados Unidos.

Entre los detenidos, había un nombre que sobresalía particularmente, el de Marco Antonio Mansur, un conocido “hombre de negocios” y yerno del exdictador paraguayo Alfredo Stroessner, quien fallecía el mismo día en que el esposo de una de sus hijas, María Olivia Graciela (más conocida como “Chelita”) era detenido. Este hombre, quien de la noche a la mañana había pasado a ser un millonario empresario, era señalado como el cabecilla del esquema desarmado y al que se vinculaba también a sus dos hijos: Marco Antonio Mansur fliho y Emmanuel Emilio Mansur Stroessner.

De acuerdo a publicaciones periodísticas de aquellos días y a declaraciones oficiales brindadas por autoridades involucradas en el procedimiento que llevó a las múltiples detenciones, Mansur lideraba un esquema encargado de importar de manera irregular mercaderías desde Estados Unidos a Brasil. Se estimaba que las importaciones irregulares rondaban el billón de reales y que en apenas cuatro años habían evadido impuestos por alrededor de R$ 500 millones.

El esquema encabezado por el yerno del exdictador paraguayo contaba con un depósito en Miami (Florida), donde guardaban las mercaderías que luego ingresaban de manera irregular o sobrefacturadas a Brasil. Un año antes, el nombre de Mansur, amo y señor del comercio exterior brasileño, ya había sido mencionado durante un procedimiento similar en el que se había desarticulado otra red de lavado y evasión.

De hecho, las autoridades brasileñas detectaron que el esquema del yerno del dictador paraguayo se encargaba de proveer productos al grupo de Law Kim Chong, considerado el mayor contrabandista del vecino país.

Una base de datos provistas a ABC Color por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) revelan que Marco Antonio Mansur y sus hijos Marco Antonio y Emmanuel, estaban vinculados a una empresa de portafolio llamada Delano International LLC., creada en Nevada (Estados Unidos) en 2003 con asesoramiento del estudio jurídico panameño Mossack Fonseca, una firma especializada en asesorar a personajes (desde políticos hasta narcotraficantes) interesados en crear empresas de fachada para esconder grandes sumas de dinero en cuentas bancarias en paraísos fiscales.

De acuerdo a los documentos, Mansur, sus hijos y otros involucrados en el millonario caso de evasión de divisas en Brasil eran los beneficiarios reales de Delano International LLC., la empresa que supuestamente operaba desde el estado de Nevada. Delano International figuraba a su vez como accionista de otra empresa, asentada en Brasil y denominada DELANO BR EMPREENDIMENTOS E PARTICIPACOES LTDA.

Ninguno de los beneficiarios reales de Delano International figuraba como directivos, sino que hacían figurar a otra firma, Fergus International S.A., con base en Panamá, como la directora de la empresa. En esta última figuraban como directivos funcionarios del estudio jurídico Mossack Fonseca.

Todos los beneficiaros, varios de ellos procesados luego por lavado y evasión, figuraban apenas como apoderados de la empresa, cargos que los habilitaban a realizar movimientos financieros, ventas, importaciones y exportaciones a nombre de la firma, evitando así ellos mismos figurar.

Además del yerno y los nietos del dictador Stroessner, también aparece como vinculada a la empresa Alessandra Salweski, una abogada brasileña que también resultaría presa durante el “Operativo Diluvio” de agosto de 2006 y a la que señalaban como asesora financiera del esquema de evasión de impuestos liderado por Mansur.

Si bien Delano International había sido creada ya en 2003, un intercambio de correos electrónicos entre funcionarios de Mossack Fonseca y asesores legales de Mansur y varios de sus socios revela que el mayor movimiento en torno a la empresa se comenzó a dar en 2005, poco más de un año antes de que se dieran las detenciones y cuando las autoridades brasileñas probablemente ya tenían los ojos puestos en la cuadrilla del yerno del exdictador paraguayo.

PAGAR “UN COSTO ADICIONAL” Y “SIN FACTURAS”

En los últimos días de febrero de 2005, funcionarios de Mossack Fonseca (MosFon) inician un intercambio de correos de manera interna en la que se refieren a una solicitud enviada por los representantes de Delano International desde Brasil. Los mismos solicitaban la redacción de un poder por el cual se nombra a Salewski y a un abogado uruguayo de nombre Roberto Diego Licio Siniscalchi, como representantes plenipotenciarios de la firma.

En los correos electrónicos, los funcionarios de Mossfon hablan de la necesidad de urgir y acelerar el proceso de legalización del poder ante el Consulado de Brasil en Los Ángeles y hasta señalan que el cliente está dispuesto a pagar “un costo adicional”.

“El cliente nos ha llamado ya que esta muy urgido en que la legalización se haga en el menor tiempo posible y nos ha pedido lo siguiente: Que llame al Consulado de Brasil en los Ángeles y que investigue nuevamente si pagando un costo adicional, ellos estarían dispuestos a legalizar el documento en el menor tiempo posible. El cliente esta dispuesto a pagar lo que sea necesario (sic)”, señalaba el email enviado por Iris Vergara, una funcionaria de la oficina en Nevada de Mossack Fonseca a Patricia Amunategui, también funcionaria de la misma oficina pero encargada de las corporaciones administradas por la firma en ese estado.

Una vez que se cumplieran con los trámites de legalización, los documentos legalizados debían ser enviados a Brasil, aunque los representantes de quienes estaban detrás de la firma advertían de una cuestión: a Brasil debían ir solo los documentos, sin factura alguna y los documentos de pago debían ser enviados a Uruguay, donde operaban los abogados de Mansur y sus socios.