Fidel Zavala asegura que presencia de la FTC en el Norte es positiva

0009774887.jpg

El senador Fidel Zavala, una de las víctimas de secuestro por parte del EPP, aseguró que existe un antes y un después desde la presencia de la Fuerza de Tarea Conjunta en el Norte. Para el legislador, existen resultados positivos.

En comunicación con NPY, el senador Fidel Zavala aseguró que la presencia de la FTC es “positiva”, pero afirmó que el Estado debe esclarecer las dudas sobre el último operativo en el que fallecieron dos niñas.

Señaló que el EPP tiene doctrina similar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y tiene varios anillos de seguridad e instalan minas en la zona.

“Tenemos que entender el contexto en el que se desarrolla y lastimosamente pusieron a esas menores en ese lugar”, dijo respecto al último enfrentamiento entre el EPP y la FTC en Yby Yaú.

Zavala aseguró, que por su experiencia durante su secuestro y por el hallazgo del campamento al que se llegó durante el operativo, se trata de un sitio “importante” para el grupo armado.

Lea más: Documentos de identidad revelan que niñas abatidas por la FTC tenían 11 años

Respecto a la muerte de las dos niñas, supuestamente reclutadas por el EPP, el parlamentario del Partido Patria Querida (PPQ) aseguró que es normal que exista una reacción cuando se reciben disparos de personas uniformadas dentro del monte.

También recordó que para el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) es normal el reclutamiento de menores de edad. Mencionó que durante el tiempo que estuvo secuestrado, uno de sus guardias, Coco Bernal, era menor de edad. “Además, hay informaciones de que reclutan niños indígenas”, dijo.

Fidel Zavala estuvo secuestrado por el EPP durante 94 días. El mismo fue tomado por el grupo armado en octubre del 2009 y fue liberado tras el pago de unos USD 500.000.

La FTC es blanco de críticas por los erráticos resultados desde su creación para el combate al crimen organizado en el Norte del país.

La reciente muerte de dos niñas durante el hallazgo de un campamento del EPP, derivó en reacciones internacionales y diferentes llamados de atención para el Estado paraguayo.