Buscarán rescatar buques de la Guerra contra la Triple Alianza aprovechando descenso del río

buques.jpeg

El bajo nivel del río Paraguay deja ver nuevamente restos de importantes buques de guerra hundidos. Desde el Ministerio de Defensa afirman que por lo menos hay ocho embarcaciones de la Guerra contra la Triple Alianza bajo aguas paraguayas y que buscarán rescatarlas aprovechando el descenso del cauce.

La Comisión Nacional de Puesta en Valor y Recuperación del Patrimonio Tangible de la Historia del Paraguay se puso en marcha hace un par de meses, en setiembre de este año, y actualmente trabaja en el relevamiento de datos de las embarcaciones que se encuentran bajo agua para poder reflotarlas, según informó el Coronel Roberto Olmedo, encargado del Museo Militar y uno de los representantes del Ministerio de Defensa en el mencionado equipo de trabajo.

La comisión está conformada por los tres poderes del Estado y dentro de ese equipo están trabajando para recuperar todas las embarcaciones -nuestras y otras del ejército aliado- que tuvieron participación en la Guerra contra la Triple Alianza, también conocida como la Guerra del ’70.

“Según las informaciones de Amado Arias, que es el buzo que está trabajando, aproximadamente hay ocho embarcaciones. Queremos reflotarlas para que la gente pueda ver el patrimonio cultural que tenemos”, agregó Olmedo.

Confesó que en varios casos no tienen la certeza de cuál es el nombre de determinados barcos, porque hay que someterlos a investigaciones, de modo a evitar difundir información falsa. En ese contexto, habló del buque Paraguarí,, cuyo fragmento -según manifestó- sí identificaron en las aguas del Puente Remanso. “Las veces que está el agua baja, generalmente (la embarcación) es objeto de rapiñaje; hoy se tiene la intención de quitar esa embarcación y que quede como una pieza de museo”, anunció.

En cuanto al tiempo que tardarán en rescatar la pieza histórica, no quiso aventurarse a dar una fecha porque alegó que todavía no tienen un calendario elaborado. “La verdad que se está haciendo el relevamiento de las máquinas necesarias. Ver qué tiene el Ministerio de Obras públicas, por ejemplo, maquinarias que puedan prestar para sacar esa embarcación”, referenció.

Añadió que principalmente la labor que les queda para reflotar los buques consiste en la coordinación entre las instituciones para darles el cuidado que se merecen. “La protección, no solo de los humanos sino de la naturaleza. Tienen un tratamiento especial que se les tiene que dar”, subrayó.

Comentó que incluso ayer un equipo se constituyó en la localidad de Primero de Marzo, en la parte del río Yhaguy, departamento de Corrillera. “Nos llevaron hasta el sitio y como prueba de que hay una embarcación nos mostraron el ancla que estaba ahí. Hay varias embarcaciones que fueron sumergidas”, enfatizó.

El Paraguarí, uno de los buques más emblemáticos de la flota paraguaya

Respecto a la historia del Paraguarí, el historiador Enrique Cosp señala que en su momento se consideró uno de los buques más emblemáticos de la flota paraguaya. Afirma que fue construido en Inglaterra y empezó a operar en Paraguay en 1862, como propiedad el Estado.

“Fue construido como un buque de pasajeros pero cuando llega la Guerra contra la Triple Alianza fue adaptado para la contienda, al igual que el resto de los barcos paraguayos; de hecho todos –con excepción del Tacuarí– eran de uso comercial y fueron adaptados”, explicó.

Cuenta que el buque participó en las operaciones de la invasión de Matto Grosso y en el bombardeo del Fuerte Coímbra, del territorio brasileño. “En abril de 1865, en la invasión paraguaya de Corrientes, Argentina, participó también de la captura de unos buques argentinos, hasta que en la batalla de Riachuelo, en junio de 1865, se da la mayor batalla naval de la historia paraguaya. Un buque brasilero atropella intencionalmente al Paraguarí y sus tripulantes hacen que encalle sobre un banco de arena. Después llevan, arreglan y vuelven a usar”, añade.

Una vez más el buque funcionó hasta 1869, cuando para evitar que lo alcancen, fue hundido intencionalmente. “Muchos años después se hace el rescate y van a parar todos los barcos de esa zona en lo que hoy es el parque Vapor Cue. Cuando se quiso trasladar el Paraguarí, por una torpeza se queda en la zona del Puente Remanso”, rememora.