BNF desconoce qué tipo de deudas piden que se perdonen

Hasta ahora no se conoce ni quiénes serían beneficiados, indicó Carlos Pereira, titular del Banco Nacional de Fomento, respecto al pedido de condonación de US$ 34 millones que reclaman los campesinos. El año pasado, solo 616 tenían deudas válidas.

Los dirigentes de la Coordinadora Nacional Intersectorial, el grupo de campesinos que protestan hace días en la capital solamente hablan de una cifra general que son los US$ 34 millones y más de 17.000 beneficiarios. Sin embargo no han acercado una lista de quienes serían esta personas, qué tipo de deudas tienen y en qué entidad financiera las asumieron.

“Aparentemente, tienen unos 17.000 beneficiarios. Con la ministra de Hacienda hemos solicitado ver la composición y no pudimos acceder. Nosotros hasta hoy no tenemos conocimiento de qué está compuesta esa deuda, de quiénes son los acreedores, en qué sectores están concentrados y quienes son los integrantes de esa lista”, indicó Pereira en contacto con ABC Cardinal.

Incluso recordó que el año pasado, en reclamos bastantes similares, también fueron más de 10.000 los campesinos que solicitaban condonación de sus deudas productivas. Aunque se acordó con ellos una refinanciación, al final apenas 616 realmente cumplieron los requisitos.

“El año pasado también fue así y a la hora de realizarse el censo que hemos solicitados, finalmente han sido 10.500 personas las que han solicitado la refinanciación de sus créditos, (…) pero finalmente de esos apenas 1.906 carpetas son las que hemos recibido formalmente”, indicó el titular del BNF.

De esa cifra de 1.906, luego del análisis minucioso del tipo de deuda “hemos devuelto 1.307 carpetas. Eso significa que esa gente no ha adquirido deudas de origen para la agricultura familiar, sino que han sido para el consumo, compra de motocarros, plasmas, heladeras y otros enseres”, remarcó.

De hecho el ministro de Agricultura y Ganadería ya oficializó un pedido de la lista de presuntos beneficiarios al presidente de la Cámara de Senadores, Fernando Lugo.