Asesinada en el lugar

El médico forense encargado de atender el caso del asesinato de Jessica Lovatto señaló que los análisis y las evidencias hacen presumir que la joven fue asesinada en el lugar donde fue hallada. Además, encontraron rastros de violencia sexual.

Fernando Moreira, médico forense encargado de realizar los análisis al cuerpo de Jessica Lovatto, asesinada el pasado 8 de mayo en Santa Rita, relató este viernes a Radio ABC Cardinal que la joven fue hallada ya luego de tres o cuatro horas de haber muerto. “Se constató que fue abusada sexualmente y que tenía fractura cervical, con signos de asfixia”, manifestó el profesional a la 730 AM, para luego señalar que la causa de la muerte de la joven Lovatto fue precisamente esa fractura.

Moreira señaló que hallaron signos de violencia en las partes íntimas de la joven, no así en otras zonas de su cuerpo. “Encontramos hematomas en el cráneo. Presumimos que la inmovilizaron para abusar de ella. Por el tamaño del daño que tenía en las partes íntimas, se presume que utilizaron objetos”, aseveró. El médico indicó que la mujer tuvo que haber sido noqueada para no hacer ruido o gritar. “Se puede pensar que el hecho ocurrió en el mismo lugar en donde fue encontrada. Ella quedó como dos horas en el alcantarillado, según presumimos”, sentenció.

TRAS UN SOSPECHOSO

La Policía de Alto Paraná finalmente informó ayer que el asesino de Jessica Lovato de Oliveira, de 19 años, empleada de un stand de la Expo Santa Rita, podría ser un motociclista que fue grabado al interceptar a la joven, ya fuera del campo ferial, cerca de donde fue encontrado el cadáver. La Fiscalía acusó a los investigadores de cometer varios errores durante la pesquisa.

Luego de que pasaran 11 días del hallazgo del cadáver de la joven, en una alcantarilla cerca del predio de la Expo Santa Rita, con signos de haber sido abusada y estrangulada, los policías de la oficina regional de Homicidios en Alto Paraná finalmente aseguraron ayer que el asesino sería otro joven, de unos 25 años y que mediría aproximadamente 1,80 m.

Los investigadores llegaron a esa conclusión después de analizar todas las cámaras de seguridad, que confirman que la joven paraguaya se despidió del músico brasileño Cleiton Raach, integrante del grupo Safira, a las 4:09 de aquella madrugada del 8 de mayo y aún dentro del predio de la expo. Las otras tomas enseñan que Jessica salió sola y caminando del campo ferial, a las 4:15, aunque seguida de cerca por el ahora sospechoso, quien vestía un pulóver negro, un pantalón de jeans azul y calzados rojos.

Otra cámara fuera del predio de la expo también filmó a Jessica a las 4:18, cuando caminaba sola, y momentos después grabó a un motociclista, que tenía las mismas características físicas que el joven que salió detrás de la chica. Esas fueron las últimas imágenes de Jessica con vida, dado que en las siguientes tomas ya no aparece la joven, así como tampoco el motociclista, lo que implicaría que aparentemente el hombre interceptó y atacó a la mujer.

La hipótesis que sustenta esta versión es que la cámara que grabó a Jessica y al motociclista en la misma escena está ubicada justo cerca del lugar donde posteriormente fue encontrado tirado el cuerpo. La principal tarea de los investigadores ahora es identificar a ese motociclista y determinar si contó con la complicidad de otras personas.

El fiscal de la causa, Erico Ávalos, acusó ayer a los policías de cometer varios errores durante la investigación, ya que primero culparon a un amigo de Jessica y después a los músicos brasileños solo porque uno de estos, Cleiton Raach, admitió haber estado con la joven esa madrugada. Para hoy, los pobladores de Santa Rita anuncian una movilización en reclamo de mayor seguridad y del esclarecimiento del macabro asesinato, que conmocionó no solamente al departamento de Alto Paraná sino a todo el país.