5.488 familias damnificadas por inundaciones: comida, cobijo y colchones, las urgencias

5.488-familias.jpg

Este miércoles se dispuso la movilización de tres aviones militares para llevar ayuda humanitaria a las zonas del norte que se encuentran aisladas por las inundaciones que causó las constantes lluvias, que desde el pasado viernes ya dejó 5.488 familias afectadas.

Paraguay solicitó además la colaboración del Gobierno argentino para poder acceder a algunas de esas áreas fronterizas, ya que los caminos se bloquearon por las inundaciones y es imposible trasladarse por tierra desde el sur del país.

Los aviones permitirán evacuar a varios habitantes de la localidad de Pozo Colorado, en el departamento de Presidente Hayes, informó hoy en rueda de prensa Miguel Kurita, jefe de gabinete de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).

Kurita explicó que la prioridad actual es hacer llegar kits de alimentos a los damnificados, mientras que aseguró que en algunos municipios se están organizando comidas comunitarias para poder atender a todos los residentes.

Hasta la fecha, el Gobierno asistió a 4.744 familias afectadas por el temporal, mientras que se repartieron 79 toneladas de alimentos, 1.782 colchones y 1.281 carpas.

Además, se instalaron varios puestos de atención sanitaria, en los que ya se atendieron a más de 410 personas, principalmente por afecciones estomacales.

La Secretaría de Emergencia Nacional está trasladando materiales de construcción para el refuerzo de las viviendas afectadas como chapas de fibrocemento o puntales.

De acuerdo a las previsiones de la SEN, el frente frío que causó las fuertes tormentas abandonará en los próximos días Paraguay y se desplazará hacia Brasil, por lo que no preven más lluvias a partir del lunes.

Sin embargo, se espera una crecida del nivel del agua del río Paraguay a su paso por varias localidades como Concepción donde podría alcanzar los 5,60 metros de altura, o Asunción, donde se estima que llegue a los 4,50 metros.

El pasado mes de octubre, el río superó los seis metros de altura a su paso por la capital, lo que obligó a cerca de 8.260 familias a abandonar sus hogares porque habían quedado anegados pro el agua.

La Secretaría Nacional de Emergencia anunció que cuando termine el temporal hará un llamamiento para formar un equipo de voluntarios que trabaje en acciones medioambientales para recuperar las zonas afectadas por las inundaciones.