Mar. Nov 28th, 2023

Una perrita fue robada de una vivienda en Fernando de la Mora, tras lo cual sus propietarios fueron víctimas de presunta extorsión a cambio de recuperarla. La madre del hogar relató cómo durante un día entero vivieron momentos de impotencia, temor y hasta una escena “de película”.

Una mujer identificada como Rocío Cano Giménez conversó este miércoles con Monumental 1080 AM y contó cómo unos desconocidos se llevaron a su perrita llamada Valentina y posteriormente fue víctima de presunta extorsión para poder recuperarla. Fueron tres los sospechosos del hecho, quienes fueron detenidos, pero luego liberados.

Cano manifestó que la desaparición y posterior recuperación de su mascota ocurrió durante el pasado domingo 9 de abril, cuando se despertó y buscó a Valentina, pero ya no la encontró.

Señaló que en principio pensó que la perrita solo se estaba ocultando de ella, debido a que siempre es muy juguetona y le gusta jugar a las escondidas. No obstante, tras una ardua búsqueda y al no haberla encontrado, ya comenzó a preocuparse.

“Pasaban las horas y ya me parecía raro. Me comuniqué con mi hijo para contarle que no estaba en la casa y ahí comenzamos a movilizarnos, conversamos con los vecinos, empezamos a difundir un flyer con su foto y nuestros números por las redes sociales y empezó a viralizarse”, siguió contando.

Posteriormente, ya por la tarde esa jornada, un hombre que no se identificó se comunicó con su hijo y le manifestó que tenía en su poder a su mascota y que la devolvería a cambio de un monto de dinero, para compensar los supuestos gastos que tuvo por Valentina.

La propietaria también expuso cómo el presunto captor actuó de forma violenta con el animal, que encima padece leishmaniasis y se mantiene consumiendo un medicamento todos los días.

“Le dije a mi hijo que pida una foto de Valentina porque podía ser una joda, que solo quieran quitarnos plata. Entonces, le enviaron una foto de ella colgada de sus pies. Eso por ejemplo nos golpeó muchísimo, que ellos le traten así. Ella forma parte de la familia, ella siempre viaja con nosotros, donde me voy le llevo, ella es muy conocida en mi entorno y muy querida, es muy inocente, superbuena es”, lamentó Cano.

La víctima detalló que en un principio el desconocido le exigió la suma de G. 300.000, pero que terminó ascendiendo incluso hasta G. 1.000.000. Cano intentó negarse al pago, pero finalmente tuvieron que acordar el monto de G. 400.000, ya que el hombre amenazó con que “terminaría mal” si no pagaba.

“Subió a G. 400.000, aceptamos, pero así se iban tanteando para ver hasta qué punto nosotros estábamos dispuestos a pagar por Valentina. Llegó un momento en que la suma subió a G. 1.000.000 y yo dije que esto no puede ser, que están jugando con nosotros”, prosiguió.

Rocío explicó que, una vez que acordaron el intercambio, el hombre le exigió que vaya a buscarle a su mascota de un sitio, para lo cual les envió una ubicación, en el límite entre Fernando de la Mora y San Lorenzo, Departamento Central. De camino a la búsqueda de su mascota, la mujer acudió a la Policía Nacional y se montó un operativo para acompañarla.

“La ubicación que me enviaron estaba a 150 metros de la comisaría, le dije al comisario que si nos íbamos en la patrullera, ellos iban a ver que la patrullera estaba recorriendo por ahí. Entonces, me pregunta si tengo vehículo y si es polarizado, por lo que nos fuimos en él y ellos me acompañaron”, relató.

Aseguró que cuando ya estaban en la zona pactada, los presuntos captores volvieron a pasarle a su hijo otra nueva ubicación, que según ella lo hicieron “para despistarles”, ya que al llegar al segundo punto, su hijo ya les comunicó que los presuntos captores estaban camino a su casa, por lo que tuvo que retornar nuevamente allí.

Al llegar a su vivienda, tres hombres ya estaban dejando la mascota en brazos de su familiar y retiraron el dinero. Una vez que abordaron un automóvil, Cano y otra patrulla policial lograron interceptarlos.

“Cuando llegamos a mi casa fue el momento cuando ellos le estaban pasando el perro a mi hijo y él le estaba entregando la plata. Ahí el comisario me dijo que les cierre el camino a ellos, les cerré el camino, en eso otra patrullera viene de hacia atrás y ya no tenían cómo irse. Les altearon, les bajaron del vehículo, tenían el dinero en su poder, fue todo de película, jamás pensé pasar por una situación así”, expresó la propietaria.

Si bien desatacó haber recuperado a su perrita así como su dinero, la mujer lamentó haber tenido que vivir ese momento. Además, dijo que se quedó con mucho miedo, ya que los tres presuntos captores viven en su mismo barrio, mientras que Valentina quedó decaída y prácticamente ya no come desde ese día.

“La importancia es grande porque van jugando con tus sentimientos por el cariño que uno tiene a su mascota. Ellos ya están libres. Tengo miedo porque son gente de mi barrio. En estas dos noches no pude dormir, me quedé con miedo, Valentina está triste, no quiere comer, está decaída, ella siente lo que pasó”, expresó Rocío.

Finalmente, detalló que para la tarde de este martes tiene que presentarse ante el Ministerio Público para declarar, pero aludió que no confía en que el caso prospere porque para las autoridades es considerado bagatelario.