Jue. Sep 21st, 2023

El Ministerio Público envió un oficio al diario Última Hora con tono de amedrentamiento de un pedido de una copia relacionada a una publicación periodística.

Tres fiscales —Aldo Cantero, de la Unidad Penal 7; Rodrigo Estigarribia, de la Unidad Especializada de Delitos Económicos; y Daniela Benítez, de la Unidad Penal 6 de Asunción— que conforman el equipo de trabajo para intervenir y ejercer la representación legal en la causa de “persona innominada sobre denuncia falsa y otros” enviaron un oficio a Última Hora.

En el documento, con fecha del 18 de agosto pasado, solicitan una copia íntegra certificada de la publicación periodística de fecha 13 de mayo del 2022, cuyo encabezado expresa:

Señala que el informe requerido deberá ser remitido en el plazo de 48 horas, a partir de la recepción del presente oficio, a la Unidad Fiscal 7 de la sede 1 de Asunción, “basando dicha pretensión a lo avizorado en los artículos 144 y 228 de la normativa penal de formal”.

El artículo 144 del Código Procesal Penal (CPP) expresa el “deber de colaborar” y explica que las autoridades y funcionarios públicos colaborarán con los jueces, el Ministerio Público y la Policía, tramitando sin demora los requerimientos que reciban de ellos, conforme a lo previsto por este código, sin perjuicio de la responsabilidad penal por su incumplimiento.

En tanto, el artículo 228 del CPP menciona que el juez y el Ministerio Público podrán requerir informes a cualquier persona o entidad pública o privada.

Los informes se solicitarán verbalmente o por escrito, indicando el procedimiento en el cual se requieren, el nombre del imputado, el lugar donde debe ser entregado el informe, el plazo para su presentación y las consecuencias previstas para el incumplimiento del deber de informar.

Por otra parte, el artículo 29 de la Constitución Nacional garantiza la libertad del ejercicio del periodismo en cualquiera de sus formas e insiste que “es libre y no está sujeto a autorización previa”.

Esta normativa constitucional añade que “los periodistas de los medios masivos de comunicación social, en cumplimiento de sus funciones, no serán obligados a actuar contra los dictados de su conciencia ni a revelar sus fuentes de información”.

El caso

En la publicación citada por los agentes fiscales, titulada “Empresas de Cartes pagaron hasta 50 millones mensuales a Boifanich”, se menciona que unos G. 1.017.450.000 percibió el ex titular de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad), Óscar Atilio Boidanich Ferreira, de las empresas del Grupo Cartes.

El dinero ingresó al patrimonio de Boidanich en pagos mensuales realizados del 2019 al 2021, desembolsados por cinco firmas registradas a nombre del ex presidente Horacio Cartes.

Boidanich recibió sumas de Palermo, Tabacalera del Este (Tabesa), Compañía Agrotabacalera, Cementos Concepción SAE (Cecon) e inclusive del Club Libertad, con una llamativa capacidad de operar para rubros tan distintos en las distintas empresas del Grupo Cartes.

El promedio mensual que alcanzó el ex alto funcionario antilavado, fue de G. 30.000.000, facturando incluso excepcionalmente en algunos meses hasta G 52.000.000. Estos beneficios iniciaron inmediatamente tras su salida de la Seprelad.

La relación que indica dependencia laboral se registra desde abril de 2019 con Tabesa y Palermo. Por la primera firma cobró un monto de G. 16.500.000 y por la otra G. 8.250.000, sumas que se mantienen sin alteraciones hasta el último mes de 2021.

Los ingresos por empresa alcanzan millonarias cifras. Por Tabesa se registran G. 511.500.000, por Palermo G. 264.000.000, a través de Compañía Agrotabacalera G. 99.000.000, y en las cuentas de Cementos Concepción sociedad anónima emisora (Cecon SAE) G. 115.500.000. Y finalmente con un periodo de solo meses del 2021, el ex titular de la Seprelad sumó con el Club Libertad G. 27.450.000, en cifras mensuales de G. 1.650.000 a G. 2.500.000.

A fin de contar con la versión de Boidanich, tras las denuncias del propio entonces presidente Mario Abdo Benítez, sobre la relación dudosa de los pagos de las firmas de Horacio Cartes a su nombre, desde ÚH se trató de establecer contacto con el ex titular de Seprelad, sin obtener respuestas en repetidas llamadas al teléfono con terminación 699.