Tras un mes de sangrientas protestas en Colombia, no hay avances para un diálogo entre el gobierno y los manifestantes

violenta-protesta-en-colombia.jpg

El presidente Iván Duque abrió una nueva ronda de discusiones con el Comité de Paro, que reúne a sindicatos, estudiantes e indígenas. Las partes se reunieron en Bogotá tratando de acercar posiciones. Pero no hubo acuerdos.

El gobierno de Iván Duque busca un nuevo acercamiento con el frente más visible de los manifestantes en Colombia, tras un mes de sangrienta crisis social y en medio de marchas de personas vestidas de blanco exasperadas con las protestas y los bloqueos viales.https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.462.0_es.html#goog_1261872844https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.462.0_es.html#goog_830369025https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.462.0_es.html#goog_538514068about:blank

«Lo único que le pedimos al Comité del Paro para sentarnos a construir acuerdos es el levantamiento de los bloqueos«, explicó el Gobierno en un comunicado, después de la última reunión mantenida con los representantes del Comité Nacional del Paro, que es criticado a su vez por no tener una representación real sobre las protestas.

El Gobierno, que se escuda en los «miles de colombianos en representación de millones» que han salido hoy a la calle a protestar contra el paro nacional, pide que «se comprometan a realizar cada gestión o conducta que sea necesaria para que se levanten, para que cesen por siempre en Colombia todos los bloqueos».

Y lamenta que el Comité Nacional del Paro «en lugar de solidarizarse con los colombianos, ha insistido en su apoyo a los bloqueos«.

Sin embargo, el Comité, en otro comunicado, denunció que el Gobierno ha sacado del preacuerdo que habían alcanzado el lunes «temas cruciales» como la desmilitarización y el no uso de la asistencia militar en la protesta, ya que el presidente Iván Duque recurrió a esta medida el viernes, tras los hechos de violencia en ciudades como Cali (suroeste) o Madrid (centro).

«No se trata de ajustes en la redacción, como habían anunciado, se trata de deshacer el preacuerdo logrado y con ello cerrar cualquier posibilidad de negociación», alegó el Comité, quien señaló que el Gobierno nacional tiene una «simulada voluntad de negociación».

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó desde Ginebra su «profunda preocupación» por a la violencia en Cali, donde el viernes murieron 13 personas y decenas resultaron heridas.

Los choques, que involucraron a manifestantes, policías y civiles armados hasta con fusiles, llevaron al presidente a ordenar el despliegue de tropas en esa ciudad, la tercera de Colombia, y en otros puntos del país.

«Es esencial que todas las personas que presuntamente causaron lesiones o muerte, incluidos funcionarios del Estado, estén sujetas a investigaciones rápidas, efectivas, independientes, imparciales y transparentes, y que los responsables respondan ante la ley», pidió Bachelet.