Moro dice que falsos escándalos no frenarán su misión como ministro

BOLSONARO-MORO.jpg

El ex juez responsable de la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil es protagonista de un escándalo desde que un portal en internet sugiriera que actuó sin imparcialidad.

El ex juez Sergio Moro afirmó ayer que los falsos escándalos no frenarán su misión como ministro de Justicia de reducir la criminalidad en Brasil, en alusión a las acusaciones sobre su supuesta parcialidad en el caso que llevó a prisión al ex presidente Lula da Silva.

“Hackers de jueces, fiscales, periodistas y, posiblemente, parlamentarios, así como sus líneas auxiliares, o escándalos falsos no van a interferir en esta misión”, afirmó Moro en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter tras divulgar una serie de cifras que muestran la reducción de la criminalidad en Brasil.

Moro, que fue el juez responsable por la llamada Lava Jato, la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil, así como de la condena que tiene en prisión a Lula, es protagonista de un escándalo desde que un portal en internet divulgó el sábado supuestas conversaciones suyas con fiscales que sugieren que actuó sin imparcialidad en el proceso.

Según The Intercept Brasil, el medio que sacó a la luz las conversaciones por aplicaciones que Moro tuvo cuando aún era juez, el entonces magistrado sugirió a fiscales de la Lava Jato cambiar el orden de las fases de la operación y otros procedimientos que supuestamente estarían prohibidos por la ley.

La revelación de los mensajes, transmitidos por Telegram y que llegaron a The Intercept gracias a un hacker anónimo que intervino los teléfonos de Moro y de algunos fiscales, causó revuelo en Brasil y llevado a la defensa de Lula a reiterar que el ex mandatario fue víctima de una persecución política y que el juicio en su contra estaba viciado y debía ser declarado nulo. Moro, que en 2017 condenó a Lula a 9 años y 6 meses de prisión por corrupción tras dar por probado que recibió un apartamento en São Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS, anunció la víspera que comparecerá al Senado el miércoles para esclarecer las acusaciones que ponen en entredicho su parcialidad en la Lava Jato. El ministro de Justicia del Gobierno de Jair Bolsonaro insistió en que las conversaciones divulgadas en ningún momento muestran que hubiera intervenido ilegalmente en el proceso.