Escalofriante amenaza del Estado Islámico contra estrellas del fútbol

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) divulgó una imagen montada en donde aparece muerto el jugador Lionel Messi, además se observa a un soldado a punto de decapitar a Neymar da Silva Santos. Se trata de una nueva amenaza a Rusia por el Mundial de Fútbol que será en ese país en 2018.

En otra imagen, también fue amenazado el técnico de la Selección de Francia, Didier Deschamps. Si bien las amenazas muestran a las principales figuras del fútbol mundial, apuntan a Rusia.

La nueva imagen muestra a un terrorista de pie detrás de un Neymar llorando sobre sus rodillas con las manos atadas a la espalda junto a una bandera de ISIS, y Messi aparece ya ejecutado, en el piso.

De acuerdo con el diario inglés The Sun, el tuit con la fotografía trucada pertenece a un grupo pro ISIS y fue compartido por el sitio iraní de noticias YJC, que escribió: «El póster amenazante a los pocos meses de la Copa del Mundo Rusia 2018. Después de Messi, esta vez es el turno de Neymar».

La imagen también fue replicada por el sitio especializado en terrorismo Intelligence Group Enterprise, que suele informar sobre las acciones de ISIS, según informó el sitio digital clarín.com.

Días pasados ya apareció otra imagen de Messi, tras unos barrotes y con una lágrima de sangre.

La difusión de la imagen de Messi se produjo después de que el conocido grupo especializado en Inteligencia «The Soufan Group», cercano al igual que SITE con la CIA, presentara un informe en el que asegura que Rusia es el primer país de procedencia de los combatientes que se unen a ISIS.

En otra imagen se veía a un combatiente a las puertas de uno de los estadios en los que se disputará el campeonato del mundo.

El póster mostraba una bomba en primer plano, incluía el logotipo oficial del mundial y estaba coronado por la leyenda «A los enemigos del Islam en Rusia, os juro que los muyahidin prenderán el fuego, simplemente esperar».

Según la citada organización, cerca de 4.000 ciudadanos rusos han viajado a Siria e Irak para sumarse y combatir en las filas del EI, de los que 400 han regresado ya a su país, señala la agencia EFE.

La cifra se eleva hasta los 8.717 si se suman los muyahidin que proceden de las repúblicas exsoviéticas.

El Estado Islámico se atribuyó la bomba colocada en el exterior del estadio Stade de France, en noviembre de 2015, durante la disputa de un partido de la selección francesa de fútbol, en el marco de un ataque general en París.