El ordenador y el ratón cumplen cuatro décadas juntos

El-ordenador.jpg

Llevaban tiempo flirteando y mirándose de reojo, pero no fue hasta el 27 de abril de 1981 que se consumó la unión: el ordenador y su ratón se prometieron amor eterno con la salida al mercado del Xerox 8010 Star, el primer modelo de computadora comercial que integraba este complemento.

Desde entonces han pasado cuatro décadas de fidelidad absoluta, en que ambos han evolucionado en infinidad de formas, colores y tecnologías, pero siempre uno al lado del otro, y sin que las intromisiones del trackpad o las pantallas táctiles hayan dañado la relación.

Los orígenes del ratón de ordenador se remontan a los años sesenta del siglo pasado, cuando el estadounidense Douglas Engelbart diseñó una carcasa de madera que cubría dos ruedas metálicas y que el usuario podía desplazar con la mano para trasladar el correspondiente movimiento a la pantalla.

Quién exactamente decidió bautizar este dispositivo con nombre de ratón sigue siendo un misterio, pero dado su parecido con ese roedor, especialmente por la larga cola, los ingenieros del Instituto de Investigación Stanford en Menlo Park (California, EEUU), donde trabajaba Engelbart, empezaron a llamarle así.

La noción de operar el interior de una computadora con una herramienta situada en el exterior fue revolucionaria, y en la década de los 70 la empresa especializada en investigación y desarrollo Xerox PARC diseñó varios modelos de ordenador con los cuales el usuario podía interactuar mediante un ratón.

El primer aparato de estas características en salir al mercado fue el Xerox 8010 Star el 27 de abril de 1981, con un ratón de dos botones y que ya presentaba la popular forma de pastilla de jabón.

Aunque ese modelo fue un fracaso, la idea del ratón fue recogida unos pocos años más tarde por otra empresa de Silicon Valley, Apple, que lo incorporó con gran éxito en sus modelos de computadora Lisa y Macintosh. EFE