Argentina y Brasil negocian la creación de una moneda común

Argentina-y-Brasil.jpg

Argentina y Brasil negocian crear una moneda única para ambos países y un banco central supranacional que conduzca la política monetaria común, confirmaron este jueves a Efe fuentes oficiales argentinas.

La iniciativa, de la que se revelaron pocos detalles y es presentada como un proyecto «muy a largo plazo», se conoce el mismo día en que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, realizó su primera visita de Estado a Argentina desde que llegó al poder el 1 de enero pasado, en la que se reunió con su homólogo, Mauricio Macri, y también mantuvo un encuentro con empresarios.

Es en ese último evento que, según medios locales argentinos, Bolsonaro y su ministro de Economía, Paulo Guedes, se refirieron a la negociación para crear una suerte de «peso-real» y un banco central supranacional.

«Es algo muy a largo plazo. La moneda común puede ser un proyecto de largo plazo pero requiere de una convergencia macroeconómica previa», expresaron a Efe las fuentes, que confirmaron que Guedes y el ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, llevan avanzadas las conversaciones y volverán a tratar el tema en la próxima cumbre del G20 en Osaka (Japón) a finales de este mes.

Nota relacionada: Bolsonaro apoya a Macri ante la posibilidad del retorno de Cristina

Tanto el peso argentino -habituado a una gran volatilidad y devaluado más de un 50 % en el último año- como el real brasileño son dos monedas de mercados emergentes que sufren de forma habitual los vaivenes de la economía internacional y ambos países, en especial Argentina, registran alta inflación.

La idea de adoptar una divisa común ya sobrevoló en otras ocasiones de la relación bilateral argentino-brasileña, aunque no llegó a prosperar.

A lo largo de la jornada, tanto Macri como Bolsonaro y otros miembros de sus Gobiernos apostaron fuertemente a la necesidad de impulsar el Mercosur, bloque que integran Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

«El Mercosur requiere eficiencia en el intercambio entre los socios, pero también que sea una plataforma de apertura y de eficiencia hacia el resto del mundo, como se ve en negociaciones estratégicas que están cerca de concluir, como con la Unión Europea», dijo el canciller brasileño, Ernesto Araújo.

Fuente: EFE