AI ofrece ayuda a favelas de Río contra el abuso policial

RÍO DE JANEIRO. El secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, inició una visita a Brasil en una favela de Río de Janeiro y ofreció la colaboración de ese organismo para contener los abusos y la violencia policial contra los más pobres.

Shetty, quien permanecerá en Brasil hasta el próximo viernes, recorrió la barriada de Maré, en la zona norte de Río de Janeiro, donde conversó con líderes comunitarios sobre la situación en ese barrio, parcialmente dominado por bandas del tráfico de drogas.

Maré es una de las tantas barridas cariocas que vive bajo el “fuego cruzado” de narcotraficantes y policías, que en el combate al crimen muchas veces acaban cometiendo excesos contra los propios habitantes de la favela.

El secretario general de Amnistía Internacional invitó a los habitantes de Maré y de otras regiones pobres de Río de Janeiro a denunciar los abusos de la policía, a fin de que se acabe con “ la impunidad ” que ampara a los responsables de los abusos.

Shetty ofreció la colaboración de ese organismo de derechos humanos para que la propia gente de la favela se organice para aportar pruebas documentales a las autoridades con relación a esos casos de abusos y violencia.

“Tenemos mucho conocimiento, adquirido en todo el mundo, sobre cómo documentar informaciones complejas y crear una base de datos con las pruebas, para pedir cuentas a los responsables”, dijo.

El último episodio de violencia en la favela de Maré ocurrió el pasado 24 de junio, cuando nueve habitantes de ese barrio murieron en medio de una operación policial contra el narcotráfico. Cinco de los muertos tenían antecedentes policiales por asuntos de drogas, pero los otros cuatro eran, según sus familiares, personas inocentes.

La barriada de Maré es uno de los próximos blancos de la política de “pacificación” de las autoridades de Río de Janeiro, que implica la instalación de puestos policiales permanentes y ha ayudado a mejorar la vida en muchas de las favelas.

Durante la visita de Shetty a la favela, el representante de Amnistía Internacional en Río de Janeiro, Atila Roque, fue crítico con la situación que se vive en las barriadas más pobres.

“No podemos decir que vivimos en una democracia cuando la mayoría de la población vive bajo la dictadura de la violencia”, sostuvo.

El líder comunitario Waldir Francisco Costa, que vive en la barriada desde hace más de 50 años, afirmó que no es por falta de pruebas de la culpabilidad de la policía que las muertes en los barrios pobres no deban ser tratados como asesinato.

“Ya no podemos tolerar esta historia de que fue una ‘bala perdida’, que fue casualidad o que la policía diga simplemente ‘lo siento’ después de matar de forma gratuita”, declaró. Shetty explicó que el motivo de su visita no era “dictar clases sobre derechos humanos”, sino escuchar y entender cómo trabajar con la población.

“Vamos a plantear estas cuestiones a todos los niveles, medios de comunicación y Gobiernos”, explicó. También aclaró que su “preocupación es conseguir la atención de los brasileños en primer lugar. Brasil no necesita presión externa, sino respetar sus propias leyes y su Constitución”, indicó en rueda de prensa.

Según Shetty, “Brasil está en un momento crítico en su desarrollo, en su propia historia: por un lado, convertirse en una potencia mundial y, por el otro, enfrentar los desafíos nacionales de los derechos humanos”.

Valoró en forma positiva que se haya creado una política de “pacificación” de favelas, pero sostuvo que eso no basta para acabar con los problemas de violencia.

Shetty citó el caso de Amarildo Souza, un obrero que desapareció hace tres semanas después de haber sido detenido por la policía en una favela carioca en la que fue confundido con un narcotraficante.

“La preocupación internacional es por la forma en que la policía y las fuerzas de seguridad responden a la violencia, que no corresponde ni a las normas internacionales ni a la legislación brasileña. Lo que enfrentamos aquí es el abuso excesivo de la fuerza”, dijo.
Fuente: ABC