RECUERDO DEL BICENTENARIO DEL PARAGUAY, AÑO 2011

La muy recordada pruebera, Doña Antonia Ibarra, representada exitosamente por la ilustre artista de teatro Agripina Martínez.
Cuenta la historia que esta practicante del ocultismo, intentó emprender vuelos en más de una ocasión, convirtiéndose en un gigantesco murciélago, cuyas desfiguraciones solían durar pocos segundos, para luego volver a su total normalidad.