Mentiras y verdades sobre el polémico muro

Por nuestra redacción regional

ENCARNACIÓN. Gran polémica se desató en redes por la construcción de un muro en la cabecera argentina del puente internacional «San Roque González de Santa Cruz». Numerosos «cybernautas» piden la demolición de la obra.

Los argumentos en contra del muro, sin embargo, son cuestionables, y en su mayor parte son medias verdades. La obra en cuestión consiste en un paredón que en su parte más alta tiene entre cuatro a cinco metros, nace en el sector del puerto de lanchas, y se extiende por aproximadamente 1.300 metros.

En rigor, casi la mitad de su extensión corre en forma perpendicular al eje del río, por lo que no obstruye la visual hacia el paisaje ribereño, como se afirma en las redes, y la parte restante cubre todo lo que son las construcciones civiles del centro de frontera, donde se encuentran las casillas del control migratorio, aduaneros e instalaciones de la gendarmería.

Por las características del terreno, una geografía ascendente hacia el centro de la ciudad de Posadas, desde una distancia de 200 a 300 metros el muro no cubre el paisaje al río, y esto se puede observar desde las viviendas precarias ubicadas cerca de la costanera y desde la feria «La Placita del Puente», un sitio, donde, según las denuncias en las redes sociales, «las ventas disminuyeron» debido a la construcción del muro que les priva del paisaje.

El muro tampoco tiene características de la muralla EE.UU.-México, pues el ingreso a Posadas no se puede realizar a pie a través del puente internacional, que tiene una extensión de 3.000 metros sobre el río Paraná.

Tampoco corta el paso peatonal desde el centro de frontera hacia la avenida Mitre, pues está en construcción un caminero que conecta la rotonda de dicha avenida con el sector de acceso al puente. En este sitio se construirán también unos portones. Los transeúntes pueden y podrán llegar a pie hasta el centro de frotera para abordar los ómnibus de tráfico vecinal fronterizo.

El muro en cuestión separa, física y visualmente, el área verde de la costanera de Posadas con lo que es el acceso vial al puente internacional. El viaducto de acceso es parte de un paquete de obras civiles y viales que demandó una inversión de alrededor de 25 millones de dólares, financiada con fondos provenientes de la entidad binacional Yacyreta (EBY) y el ministerio de obras públicas de la provincia de Misiones, según se informó. La ejecución de la obra está a cargo del consorcio IECSA.

El acceso está conformado por cuatro carriles- dos de entrada y dos de salida- que conectan a la ruta provincial 105. Esta vía corre a lo largo de unos 10 kilómetros, bordeando el río Paraná, hasta el lugar denominado La Garita, sobre la ruta nacional número 12.

Dos puentes construidos a la altura de la avenida Cabred -ya concluidos pero todavía no fueron habilitados- serán los puntos de entrada y salida hacia el centro de Posadas. Los puentes conectan con la avenida que pasa frente al hospital-escuela de agudos «Dr. Ramón Madariaga».

Actualmente a los usuarios deben realizar un largo recorrido de más de tres kilómetros desde la cabecera del puente San Roque hasta cercanías del puente sobre el arroyo Zaimán, hecho que genera quejas debido a la gran distancia que se deben recorrer para entrar o salir del centro de Posadas.

Director de EBY defendió proyecto

El director de la entidad binacional Yacyreta (EBY), Arq. Oscar Thomas, impulsor del proyecto, defendió el mismo al señalar que el muro va a impedir que se vea los «11.000 metros cuadrados de edificios de distinto tipo que se van a incorporar al centro de frontera», entre las cuales están casillas de control, scaners, contenedores, camiones y automóviles que serán estacionados en forma permanente en el centro fronterizo.

«Si hubiésemos puesto una reja eso hubiese generado un impacto visual como si fuese un gallinero y lo que nosotros hicimos fue un parque lineal urbano», dijo en declaraciones a este diario.

Yacyretá construye 435.000 m2 (43.5 Has.) de espacios verdes que actúan de fuelle entre la zona del nuevo Centro de Fronteras y la ciudad de Posadas: el parque en la ex-Heller, el parque lineal, el parque Vicario, el parque frente a la Placita y parque con la cascada en la excantera. La ciudad de Posadas amortigua el impacto de la intensa actividad que tendrá el nuevo Centro de Frontera y será cinco veces más grande que el actual, publicó el director argentino de la EBY en su página de facebook.

Cuestionable

Lo cuestionable de este hecho es que mientras invierten millonarios fondos en el lado argentina, en territorio paraguayo solo colocan unas cuantas «migajas». En contraste con la portentosa obra de Posadas la EBY del lado paraguayo comenzó a instalar baldosas y luces en la antigua “zona baja”, abandonada durante años.