Acribillan a un hombre en PJC

PEDRO JUAN CABALLERO. Un hombre que circulaba a bordo de una lujosa camioneta fue acribillado a tiros de fusil esta tarde en el barrio Gral. Díaz de Pedro Juan Caballero. Los sicarios huyeron del lugar tras cerciorarse de que la víctima fue abatida.

El fallecido fue identificado como César Daniel Riquelme Candia, paraguayo de 29 años, que circulaba a bordo de una camioneta de la marca Toyota, modelo Hillux, con chapa BOG 493 Paraguay, sobre la calle Juana de Lara.

Cuando eran aproximadamente las 18:00, y a metros de alcanzar la calle Carlos Antonio López, la víctima fue alcanzada por los sicarios que estaban a bordo de una camioneta marca Toyota plateado cuyos demás datos se desconocen.

Del interior de este rodado los matones abrieron fuego con potentes fusiles AK 47, Punto 30 y M4. En el lugar fueron hallados 23 vainillas de fusil usadas, y se presume que fueron disparados hasta 30 tiros.

Riquelme Candia intentó huir de sus atacantes y logró salir de su rodado en movimiento, pero fue rematado por los sicarios ya cuando la se encontraba en el suelo.

El vehículo desgobernado de la victima cruzó la calle Carlos Antonio López y fue a incrustarse por la pared de vidrio de un comercio de ventas de automóviles.

Los asesinos, tras cerciorase de que la víctima ya fue abatida, huyeron del lugar, y presumiblemente ya habrían cruzado la frontera hacia territorio brasileño.

HABRÍA MÁS EJECUCIONES

Fuertes rumores que circulan en el submundo de la mafia fronteriza dan cuenta de que en este mes de diciembre habría una serie de ejecuciones en la zona entre los narcotraficantes que operan en esta parte del país.

La inminente extradición de Jarvis Gimenez Pavão estaría generando una serie de enfrentamientos entre bandas rivales que buscan el control del territorio en esta frontera.

Cabe destacar que en el departamento del Amambay existen las más grandes extensiones de cultivo de marihuana y es corredor de la cocaína proveniente del Perú, Colombia y Bolivia.

Esta cocaína es luego enviada a los puertos del Brasil, entre ellos el de Santos del estado de San Paulo, desde donde es «exportada» hasta las costas africanas y desde allí a las grandes ciudades de Europa.