Uruguay legalizó la marihuana

La Cámara de Senadores de Uruguay aprobó en la noche de este martes la legalización y producción de marihuana, con 16 votos a favor y 13 en contra, convirtiéndose de esa manera en el primer país del mundo en legalizar la venta y habilitar el autocultivo del canavis.

Tras 12 horas de debate, la Cámara Alta aprobó el proyecto de legalización del mercado de la marihuana; la iniciativa estaba en el segundo punto del orden del día.

La discusión se prolongó durante toda la jornada y contó con la presencia de medios internacionales que siguieron de cerca las 12 horas de análisis parlamentario, según informa la web de El País en Uruguay.

«Se atrajo a la prensa mundial porque esto es distinto. Lo distinto puede ser bueno o malo», dijo en referencia a la repercusión del tema. «Somos noticia en el mundo (…) El tema no es ser noticia, es ser buena noticia», señaló el senador colorado Pedro Bordaberry.

Luego, dijo: «Antes se marchaba con el Che por la tierra. Hoy se marcha con Rockefeller y Soros por la marihuana», añadió.

La legalización de la marihuana va a ser usada contra Uruguay en el juicio de Philip Morris, sostuvo Bordaberry.

Por su parte, el senador Ernesto Agazzi dijo que la ley es útil para reducir daños a los consumidores.

Agazzi sostuvo: «No sé si la guerra a las drogas ha fracasado, a algunos le ha ido bien, algunos han ganado mucha plata».

«Creo que esta ley no es una ley de legalización, es una ley que regula, no es blanda como se dice aca», dijo el representante oficialista.

El Proyecto de Ley sobre Control y Regulación de la Marihuana y sus Derivados fue planteado originalmente en junio de 2012 por el presidente del país, el exguerrillero de 78 años José Mujica, como una revolucionaria forma de combatir al narcotráfico.

El plan, canalizado a través del bloque oficialista de izquierdas Frente Amplio (FA), establece la creación de un ente estatal regulador que se encargará de emitir licencias y controlar la producción y distribución de la droga en clubes y farmacias.

El debate en el Senado fue seguido por defensores del libre consumo de esta droga, que celebraron jubilosos el resultado de la votación dentro y fuera del Legislativo, y fumando cigarrillos de marihuana en una colorida manifestación en las calles.

Durante la discusión parlamentaria los senadores oficialistas calificaron la jornada de «histórica» y consideraron el proyecto «un gran paso» para mejorar la situación de muchos jóvenes, la mayoría pobres, que padecen el flagelo de las drogas.

«La guerra contra las drogas es una guerra perdida», afirmó la senadora del FA Constanza Moreira, para quien la iniciativa pone a Uruguay «a la vanguardia».

Su colega en el FA Ernesto Agazzi reconoció que «la marihuana no es inocua» y que prefiere que en el futuro «no se consuma ninguna droga» en el país pero aclaró que la ley tiene la «intención mejorar la desastrosa situación» actual, en la que la represión ha fracasado como fórmula.

Por su parte, los senadores opositores coincidieron en señalar que la iniciativa es un «experimento» que tendrá «efectos nefastos» para la salud pública y justamente para los jóvenes.

Algunos lamentaron que exista una «percepción» generalizada entre la gente joven de que la marihuana no es dañina, lo cual consideraron «falso», y alertaron sobre el peligro de que Uruguay se transforme en un destino de «narcoturismo», como apuntó el senador del Partido Colorado Alfredo Solari, médico de profesión.

También expresaron su preocupación por los efectos que la marihuana puede tener en el «potencial de aprendizaje de niños y adolescentes» en materia educativa.

Otros opositores, como el excandidato presidencial Jorge Larrañaga, del Partido Nacional, consideraron una forma de «claudicación» el argumento principal esgrimido por Mujica para impulsar la ley: que hay que «legalizar la marihuana» porque «la lucha contra la droga ha fracasado».

También expresaron su sorpresa porque en Uruguay el gramo de marihuana se pretenda vender a un dólar (0,63 euros) cuando en los cafés especializados de Amsterdam el precio es superior a los 8 euros.

Las críticas se centraron también en la falta de definición de la ley, considerada muy generalista porque deja que casi todos sus aspectos prácticos para un reglamento posterior que deberá ser redactado en 120 días.

Antes de la votación, Mujica dijo que la nueva ley «no es bonita» y reconoció que los ciudadanos, dos tercios de los cuales la rechazan en las encuestas, no están «totalmente preparados» para ella, pero pidió una «oportunidad» para ver si funciona.

Fuente: UH