Thalía, reconvertida al reggaeton

Thalía.png

El último éxito reguetonero de Thalía, promocionado de manera hiperactiva en las redes sociales de la mexicana, la ha catapultado a un renacer artístico y mediático gracias al cual puede celebrar su 47º cumpleaños en plenitud de su carrera musical.

MEXICO (EFE). Con “No me acuerdo”, en colaboración con la dominicana Natti Natasha, Thalía ha logrado alcanzar los casi 300 millones de reproducciones en YouTube y consolidar así su reconversión musical hacia el reggaeton.

Pero el éxito de esta canción, con la que defiende el derecho de las mujeres a ser “humanas, reales y pícaras”, no habría sido posible sin la promoción que Thalía ha hecho a través de sus cuentas de Instagram y Twitter, mediante las cuales expone sin pudores su vida cotidiana y se comunica con sus millones de seguidores.

De hecho, la estrella mexicana ha llegado a confesar que lo primero que hace en las mañanas es leer todos los mensajes que recibe en redes sociales e intentar responderlos.

Con la etiqueta #ThalíaChallange (el reto Thalía), miles de usuarios en las redes han imitado durante los últimos días uno de los vídeos que Thalía dedicó a sus fans y en el que se declara “feliz porque les tengo”, mientras mueve eufórica las caderas. “¿Están ahí mis vidas? ¿Me oyen? ¿Me escuchan?”, dice la artista, quien aparece vestida con un mono rosa de flecos, con una cinta en la cabeza del mismo color, grandes pendientes y el pelo suelto echado a un lado.

El fenómeno del #ThalíaChallange ha llegado a tal punto que la popular Piñatería Ramírez, ubicada en Reynosa (estado de Tamaulipas), ha elaborado una piñata de la cantante, un honor reservado para las personalidades del momento en México.

“Thalía vio la piñata y la quiere. Para mí sería ideal podérsela mandar”, dijo a Efe Dalton Javier Ávalos, encargado del negocio, quien finalmente se la envió a la artista mexicana.

De hecho, durante este mes de agosto, las búsquedas en Google relacionadas con Thalía se han incrementado cerca de un 60 %, algo que no sucedía desde que en 2014 se difundió la falsa noticia de su muerte.

A sus 47 años, Thalía, que fue enormemente popular durante la década de los 90, está a punto de lanzar su décimo cuarto álbum, grabado en el estudio musical que construyó en su mansión de Nueva York. El nuevo disco, previsto para este otoño con “mucho amor”, según dijo recientemente a Efe, constatará la reconversión de Thalía del pop latino al reggaeton, aunque “sin perder la esencia” que siempre la caracterizó.

El éxito “No me acuerdo”, que le ha permitido volver a sonar en discotecas de México y del resto del mundo, es un relato en primera persona de las propia Thalía, que desafía a su novio porque éste le reprocha haber pasado una noche de alcohol y desenfreno con sus amigas.

Pero fue en 2016 cuando Thalía se sumó a la ola de los nuevos y exitosos ritmos musicales, cuando protagonizó la canción “Desde esa noche” (181 millones de reproducciones en YouTube), junto con el famoso reguetonero colombiano Maluma, de 24 años.

Más allá de su carrera musical, Thalía se ha implicado durante los últimos años en labores humanitarias, por lo que fue nombrada hace dos años embajadora de Unicef en México, organización con la que ha colaborado en campañas contra la polio y en la recaudación de fondos para casos de emergencias.