Se le escapó la victoria

Guaraní cedió un empate sin goles ante el Oriente Petrolero. El Aurinegro no encontró la forma para romper la resistencia boliviana y deberá viajar a tierras bolivianas con la necesidad de una victoria para avanzar en la Copa Sudamericana.

Guaraní daba inicio a su camino en una nueva competencia internacional. Era el último de los cuatro representantes paraguayos en entrar en acción en la Copa Sudamericana.

Al Aurinegro le tocó comenzar en el torneo continental ante un rival ya conocido: el Oriente Petrolero de Bolivia. Es que paraguayos y bolivianos ya se habían visto las caras por este mismo torneo y en esta misma instancia el año pasado.

En aquella ocasión, Guaraní comenzó perdiendo en condición de local, para luego conquistar la clasificación en tierras del vecino país. En ambos equipos, muchos de los rostros eran los mismos que la última vez en la que se vieron.

Guaraní no quería dejar margen para las dudas y ni bien se puso en marcha el juego comenzó a presionar buscando generar chances para romper el cero en el marcador.

Antes de que el marcador pudiera siquiera completar su primera vuelta, Federico Santander ya sacó un potente remate que pasó cerca de uno de los postes protegidos por Carlos Arias. Era el primero de los avisos que daba Guaraní.

Durante varios minutos, el equipo paraguayo consiguió adueñarse de manera casi total del balón para asediar con fuerza y con insistencia el arco rival. A los tres minutos, le llegaba el turno de probar a Iván González Ferreira. Una vez más el pase pasó cerca del arco.

Guaraní tocaba bien y buscaba utilizando centros al área por arriba o por abajo, ademas de tiros de media distancia.

Bajo los tres postes del arco de Guaraní, Pablo Aurrecochea parecía un espectador más por momentos ante la falta de peligro sobre su portería. Cuando el equipo boliviano llegaba, el aurinegro no tuvo demasiados problemas para solucionar las cuestiones.

Con el correr de los minutos, el juego comenzó a ensuciarse, principalmente en el sector de la mediacancha debido a las fricciones y fuertes entradas por ambas partes. El árbitro del encuentro dejaba jugar demasiado.

Pese a las múltiples jugadas generadas por el equipo local, el primer tiempo llegó a su final con el marcador todavía en blanco.

En la complementaria, el guión seguía siendo el mismo. Guaraní atacaba con insistencia a un Oriente Petrolero que esperaba buscando encontrar algún espacio para, a través de un contragolpe, tratar de generar peligros sobre el arco paraguayo.

El Aborigen no aprovechó las chances que generó y hace el tiempo iba pasando, siguiendo su camino hacia el final de los noventa minutos.

Guaraní empató sin goles con el Oriente Petrolero. El Aurinegro dejó escapar la posibilidad de llevar una ventaja rumbo a tierras bolivianas, donde la semana que viene deberá afrontar la revancha.
Fuente: ABC