Negociaciones por mesa directiva afectan a las sesiones del Senado

El clima tenso e impredecible debido a las negociaciones para la renovación de la mesa directiva en el Senado provocó, ayer, desconvocatorias y llamados a sesiones extraordinarias en forma sucesiva.

El presidente del Congreso, Julio César Velázquez, en complicidad con la bancada colorada B intentó una doble jugada, ayer, que no le salió.

El internismo colorado mezclado a la imposibilidad de cerrar con ningún grupo en este momento alteró aún más los ánimos de los senadores.

Para sorpresa de los legisladores, que en su mayoría estaban reunidos en busca de acuerdos, Velázquez ingresó a la sala y antes de que se cumpla el tiempo de tolerancia levantó la sesión.

El colorado al retirarse de la sala alegó que “todo el mundo está negociando”.

De a poco iban llegando los senadores sin entender lo que pasaba y al ser informados de lo ocurrido, decidieron que pedirían que se convoque a una sesión extraordinaria.

Presidiría el vicepresidente primero, el liberal Ramón Gómez Verlangieri.

Se convocó para las 10.45, pero ante la versión de que el propio Velázquez convocó a una extraordinaria, entonces se decidió esperar.

Una vez que se inició la sesión, a las 11.00, los senadores se encontraron con un raleado orden del día del que fueron excluidos todos los temas polémicos y considerados de interés del Ejecutivo.

Comenzaron a intervenir uno a uno los referentes de distintas bancadas reclamando que se traten todos los puntos de la ordinaria.

El colorado Juan Darío Monges, de la bancada B, objetó diciendo que se estaría violando el reglamento.

Se sugirió entonces que se levante la sesión y se convoque a otra extraordinaria en la que se incluyan todos los puntos.

El colorado Juan Carlos Galaverna, de la bancada A, refirió que le advirtieron que Velázquez no quería tratar puntos polémicos.

Calificó de “cazabobos” y una “tomadura de pelo”, el orden del día elaborado por el titular del Congreso.

Se concretó la segunda extraordinaria, pero igual se postergaron varios puntos.

Es el caso de una condonación a pequeños agricultores y la expropiación de Laterza Cué. El proyecto de ley de trabajo doméstico no se trató porque no contaba con dictamen de Hacienda. Las trabajadoras esperaron en vano. fuente UH