Multa por maltratar animales puede superar G. 2 millones

Las personas que posean animales en sus residencias y que los mantengan en condiciones adversas y en situación de maltrato recibirán fuertes multas, según la nueva ordenanza aprobada por la Junta Municipal y que rige para todo el territorio de Asunción.

La sanción de esta normativa comunal “de protección de poblaciones animales y prevención de la zoonosis” fue asegurada por 18 votos contra dos en contra, el de los ediles Rodrigo Buongermini y Federico Franco Troche.

El concejal proyectista José Alvarenga explicó que con esto se apunta a proteger a animales domésticos y silvestres que se encuentran en cautiverio, definiendo procedimientos como el trato humanitario a los mismos y la aplicación de la eutanasia.

Resaltó que también tipifica como actos de maltrato el no dar de comer a perros, gatos y otras especies y como crueldad el de matar sin motivo alguno y causando sufrimiento innecesario a los mismos.

SANCIONES. La nueva ordenanza establece una escala de faltas leves, graves y muy graves que se aplicarán a los propietarios que ignoren los alcances de la normativa municipal.

En el primer caso, la sanción es de 5 a 10 jornales mínimos, es decir, entre G. 350.775 y 701.500. En esto se considera no disponer de archivos o fichas clínicas de animales, su venta o donación a menores de 18 años sin autorización de quienes tengan su patria potestad, entre otros.

Para aquellos considerados graves, la multa oscilará entre los 11 y 20 jornales, es decir, entre G. 771.705 y 1.403.100. En este punto se castiga la posesión de especies peligrosas sin autorización, tenencia de animales sin la alimentación adecuada o en instalaciones inadecuadas, la no vacunación, entre otros.

Asimismo, las muy graves recibirán una pena económica que irá de 21 a 30 jornales, es decir, entre G. 1.473.255 y 2.104.650. Aquí se castigan los malos tratos y agresiones físicas o síquicas crueles a los animales, el abandono de los mismos, su utilización en espectáculos, peleas, fiestas populares y otras actividades, incitación a los animales para atacar a personas, entre otros.

Resalta que la incursión en esta última falta también será pasible de una prohibición de adquirir o poseer otros animales por un plazo que podrá ser de hasta diez años.

La reincidencia en estas infracciones será sancionada con el doble de la multa y no podrá volver a tener otro animal.

Las autoridades municipales podrán solicitar el apoyo de la fuerza pública para el cumplimiento de la ordenanza.