Ladrones atracan una casa y toman de rehén a una familia en Curuguaty

Por Elías Cabral
CURUGUATY
Cuatro delincuentes armados ingresaron a la casa de la familia Amarilla Garcete, en zona de Curuguaty, y tras mantener de rehenes a las víctimas, lograron alzarse con electrodomésticos, arma de fuego y aparatos celulares, en la noche del pasado lunes.

Los desconocidos entraron a la vivienda ubicada en la colonia Siete Montes, distante a 15 kilómetros de la ciudad de Curuguaty y a 200 metros de la comisaría de la mencionada colonia, camino a Villa Ygatymí.
En la casa se encontraban Crispina Ramona Garcete (60), madre de Mariano Amarilla Garcete (41), y Rosa Catalina Amarilla, de 17 años de edad, cuando fueron sorprendidos por los desconocidos que ingresaron con armas de fuego en mano y que en todo momento actuaron con mucha violencia, relataron los afectados.
Ya en el interior del inmueble removieron todo lo que encontraban a su paso, mientras amenazaban a los presentes, según la Policía Nacional.
Durante la búsqueda del botín, Mariano recibió disparos en la pierna y golpes en la cabeza y zona del abdomen al intentar defender a su madre de los sucesivos maltratos por parte de los delincuentes. En el momento del hecho violento el esposo de la mujer, Miguel Amarilla, no se encontraba en la casa, relató luego la afectada a la Policía.
BOTÍN. Los ladrones recorrían el interior de la casa, pero no pidieron dinero, según la propietaria de la casa.
Finalmente, lograron apoderarse de electrodomésticos, joyas, una cámara filmadora y fotográfica y un revólver calibre 38; luego, huyeron del lugar.
Las víctimas, una vez recuperadas del susto, alertaron a la Policía sobre el brutal asalto. Los efectivos policiales trasladaron a Amarilla hasta el hospital distrital de Curuguaty, pero debido a las múltiples heridas sufridas, además del disparo, tuvo que ser derivado a Emergencias Médicas, a donde llegó a las 2.30, reportaron desde el centro asistencial.
Luego de ser asistido por los médicos, a las 4.30 fue dado de alta y derivado de vuelta a su casa, refieren los datos brindados a este medio.
La familia Amarilla se dedica a la ganadería. Según la hipótesis que maneja la Policía, el atraco no solo habría tenido fines de robo, sino se habría tratado de una represalia en torno a un negocio de tierra que realizó Miguel Amarilla, quien habría adquirido 90 hectáreas hacia la zona de Villa Ygatymí, de un brasileño a quien quedó debiendo más de la mitad del precio de las tierras.
Posteriormente, hubo un pleito en el que Amarilla judicialmente tuvo que ceder más de 200 animales para saldar parte de la deuda, por lo que los vecinos creen que podría tratarse de una represalia.

fuente:www.ultimahora.com