La relación Paraguay – Mercosur entra en un callejón sin salida

Los representantes de los países miembros del Mercosur que se reúnen hoy y mañana en Montevideo, en el marco de la Cumbre Presidencial semestral del bloque, no tienen previsto responder favorablemente a los gestos planteados por el presidente electo, Horacio Cartes, para zanjar la crisis que se originó con la suspensión de nuestro país, adoptada en Mendoza, el 29 de junio de 2012.

Por lo pronto, el ministro de Relaciones Exteriores del Uruguay, Luis Almagro, declaró ayer a Última Hora, en la sede de la Cancillería oriental, donde participaba en un acto con la embajadora de los Estados Unidos, Julissa Reynoso, que “probablemente” se adopte en el encuentro presidencial una decisión del Consejo del Mercado Común, por la cual se levante la suspensión aplicada al Paraguay, aunque la misma recién sería efectiva a partir del 15 de agosto, cuando asuma el nuevo gobierno.
Esa será la máxima aspiración que cabría esperar de la presente Cumbre. Con relación a la petición formulada por Cartes de que el bloque entregue al Paraguay la presidencia pro témpore, Almagro y su par brasileño, Antonio Patriota, ya habían adelantado el pasado martes, en Brasilia, que la misma será asumida mañana en Montevideo por el presidente venezolano Nicolás Maduro, en nombre de su país.
En el ámbito del gobierno electo el pasado 21 de abril se insiste en que el Paraguay no tomará parte de ningún acto, ni refrendará ningún documento oficial del Mercosur en el que Venezuela sea considerada y tratada como un miembro pleno del grupo, puesto que ello supondría dar legitimidad a la incorporación de la nación caribeña, producida el año pasado en Mendoza sin el consentimiento del país.
Señalaron que de ninguna manera se puede aceptar la participación del país sudamericano en el bloque, puesto que el Parlamento paraguayo rechazó el año pasado el Protocolo de Adhesión de Venezuela al Mercosur, suscrito en Caracas el 4 de julio de 2006.
La propuesta de Cartes apuntaba a que, una vez asumida por el Paraguay la presidencia pro témpore del Mercosur, se abriría un espacio prudencial de tiempo para que el Congreso, a través de la nueva legislatura instaurada el pasado 1 de julio, se analice y se ratifique el citado Protocolo de Adhesión.
Sin embargo, Argentina, Brasil y Uruguay consideran intolerable cualquier acción política, diplomática o legislativa que insinúe siquiera la posibilidad de que ellos hubieran cometido un error, una arbitrariedad o un procedimiento ilegal cuando decidieron incorporar a Venezuela.
Fuente: UH