Invasión argentina en Río de Janeiro

RÍO DE JANEIRO. En el Cristo Redentor, en Copacabana, en los aeropuertos: miles de argentinos invadieron Río de Janeiro desde este sábado para el debut de su selección en el Mundial Brasil-2014 el domingo ante Bosnia.

El clásico canto “¡Vamos vamos, Argentina!” resonó en el cerro del Corcovado, donde se encuentra el monumental Cristo Redentor, plagado de turistas del mundo entero el sábado por la mañana en un espectacular día de sol y cielo azul en Río, constató la AFP.

“Esta es la primera visita a Río. La otra va a ser el 13 de julio para la final”, dijo entusiasmado Fernando, un porteño de 35 que llegó con dos amigos por el fin de semana para ver el debut de Lionel Messi y compañía.

“Venir a una ciudad hermosa como Río de Janeiro y poder estar en el Maracaná para acompañar a Argentina en su primer partido del Mundial es algo único”, agregó este simpatizante de River Plate.

El plantel argentino se encuentra desde el viernes por la noche en Río, donde el domingo enfrentará a los bosnios en su primer partido por el grupo F que integran además Nigeria e Irán.

En el Corcovado podían verse camisetas albicelestes, así como de clubes argentinos como River, Racing e Independiente de Avellaneda.

“¡Sabella, Sabella!”, gritaban otros simpatizantes que habían encontrado a un compatriota parecido al entrenador de la selección, ante la mirada desconcertada del resto de los turistas.

En la marea humana que visitó el Cristo Redentor había también bosnios, belgas, ecuatorianos, franceses y mexicanos, entre otros.

El Maracaná tiene capacidad para 78.838 espectadores y se espera que el domingo los argentinos sean inmensa mayoría.

A LA CAZA DE ENTRADAS

Los paquetes turísticos para viajar desde Buenos Aires para el debut de la selección en el día tenían un costo aproximado de 28.000 a 35.000 pesos (entre 3.500 y 4.300 dólares a cambio oficial) con entrada incluida y se habían vendido casi todos, según la prensa argentina.

Otros hinchas, como el “Gaucho” Hugo Lisowyj, que vive su noveno Mundial, llegaron en auto en familia desde distintas partes del país hasta Belo Horizonte a principios de semana y de allí continuaron a Rio.

Pero no todos tenían un billete para el partido y muchos se dedicaban el sábado a tratar de comprar uno en la reventa, donde se barajaban precios de hasta 2.000 dólares.

En el sitio de compra y venta por internet Mercado Libre se ofrecían entradas por un mínimo de 5.000 pesos (unos 600 dólares estadounidenses).
La invasión a Rio se moverá el lunes hacia Belo Horizonte, ya que Argentina jugará en el estadio Mineirao de esa ciudad su segundo partido del grupo F el sábado 21 de junio ante Irán.

Según fuentes diplomáticas, se espera la llegada a lo largo del Mundial de unos 50.000 argentinos a la capital de Minas Gerais, donde la albiceleste tiene su búnker de Cidade do Galo.

El tercer encuentro de Argentina en la primera fase será el miércoles 25 de junio frente a Nigeria en Porto Alegre, en el sureste de Brasil, a “solo” 1.000 kilómetros de Buenos Aires, en comparación con los 2.000 que hay que recorrer hasta Río. FUENTE ABC