Inicio no tan bueno

Cerro Porteño empató 1-1 con Guaraní en el inicio de la participación de ambos en el Torneo Clausura 2013. Los dos rivales buscaron la victoria, pero se tuvieron que conformar con un punto por bando.

“La Olla” de Barrio Obrero volvía a recibir un partido de Primera División después de varias semanas de silencio. Guaraní y Cerro Porteño, dos que quieren estar en el ruido de los primeros puestos en el Clausura, se veían las caras.

Los dos equipos dieron muestras de gran ambición desde los primeros minutos del juego. Como es habitual en ambos contrincantes, el buen trato de la pelota, la sucesión de pases y el juego vistoso fueron los componentes característicos del encuentro.

Con el correr de los minutos, fue el Ciclón el que logro hacerse en mayor proporción del dominio del balón para comenzar a presionar con insistencia en busca del primer gol. El Aborigen esperaba un poco más y a través del contragolpe buscaba generar daños al rival.

Cuando el Azulgrana buscaba con más insistencia llegaría el primer gol pero sería contra su arco. Un ataque profundo de Guaraní dejaría a Iván González Ferreira de cara al arco, el jugador aborigen remató y puso el 1-0 para el Aurinegro.

Esa sería la diferencia con la que llegaría a su final la primera etapa.

En la complementaria, fue Cerro Porteño el que arrancó siendo más punzante. La insistencia azulgrana tendría su premio de forma tempranera, cuando apenas corrían tres minutos, Oscar Romero remataría de media distancia para poner el 1-1.

A partir de ese momento, ambos equipos buscaron con insistencia un segundo gol para comenzar el campeonato sumando de a tres pero esa diana no se hacía sentir.

Con el paso de los minutos, los nervios comenzaron a hacerse visibles sobre el campo de juego y las duras entradas aparecieron. Tanto es así que en el minuto 87, Néstor Ramírez dejaría al equipo local con un hombre menos luego de una dura entrada que le valió la roja directa.

Cerro Porteño y Guaraní arrancaron con un empate en el Torneo Clausura, aunque ambos demostraron que querían algo más.
Fuente; ABC