Hombre finge su muerte para recibir indemnización, pero no soportó el calor y salió del ataúd

Un hombre fingió su propia muerte para que su familia recibiera una indemnización, pero mientras trascurría el velorio, con 40ºC, no aguantó más el calor y salió del ataúd para tomar agua.
El insólito hecho ocurrió en Wuhan, capital de la provincia de Hubei, en China, donde justamente en estos días los ciudadanos están sufriendo la peor ola de calor en los últimos 140 años, informa EFE.
El hombre, vendedor de refrescos, simuló haber muerto por la cantidad de golpes que recibió de unos policías que últimamente han sido noticia por matar a varios vendedores ambulantes en China. Su objetivo era que su familia recibiera una importante suma de dinero como forma de indemnización.
Sin embargo, luego de haber aguantado dos horas dentro del ataúd, el hombre se vio desesperado del calor y salió corriendo a tomar agua. Los más de 80 policías y 300 personas quedaron sorprendidos ante el hecho, sin entender mucho qué estaba pasando.