Gran envión azulgrana

Cerro Porteño derrotó 2-1 a Cerro de Franco en duelo entre homónimos. El Ciclón suma de a tres, lidera la tabla de posiciones del Clausura de manera provisoria y consiguió un envión anímico importante de cara al partido ante la Universidad Católica.

En Barrio Obrero se cerraba la jornada futbolística del domingo con un duelo entre dos equipos que necesitaban comenzar a sumar de a tres en el Torneo Clausura.

Cerro Porteño recibía en su casa al Cerro de Presidente Franco. El Ciclón llegaba luego de haber empatado el pasado fin de semana ante Guaraní y a mitad de semana con la Universidad Católica en Chile por la Copa Sudamericana.

El equipo visitante, por su parte, había comenzado su participación en el Torneo Clausura cayendo 2-0 en el Este ante el Sportivo Luqueño.

Lejos de lo esperado, el equipo altoparanaense arrancó haciendo frente de buena manera a la intención de su homónimo de arrancar avasallándolo. Durante los minutos iniciales, los dos equipos generaron algunas jugadas interesantes en la zona ofensiva.

Corrían seis minutos de juego, cuando Reinaldo López recibió el balón cerca de la mediacancha y avanzó con la intención de encabezar un ataque. Cuando estaba a unos 30 metros del arco rival, levantó la cabeza y sacó un remate de tres dedos que terminó venciendo a Roberto Fernández para poner el 1-0.

Con un gol magistral, el equipo visitante daba la sorpresa de la tarde en Barrio Obrero. Una obra poética que más de un hincha local habría querido aplaudir por su espectacularidad.

El gol fue cayó como un baldazo de agua fría entre los componentes del Ciclón. Había que levantar cabeza rápido para evitar que se les escapara un nuevo partido.

Y así lo hizo. Mientras más minutos pasaba, el Ciclón se hacía cada vez más fuerte sobre el campo de juego. Las triangulaciones entre los mellizos Ángel y Óscar Romero; con José Ortigoza, generaban estragos en la defensa visitante.

Pero el problema no estaba en la generación sino en la definición. Tras las buenas jugadas siempre estaba la falta de puntería, el buen trabajo del arquero Juan Espínola o alguna providencial pierna de un defensor que evitaban que los del equipo capitalino pudieran cumplir con sus intenciones.

Los de Alto Paraná comenzaron a sentir los fuertes embates a su defensa ante un Ciclón que no aflojaba.

Así llegó a su final la primera etapa en Barrio Obrero.

En la complementaria, el Ciclón siguió presionando en busca de llegar a un empate que le permitiera pensar en dejar los tres puntos en casa para comenzar a prenderse a los primeros lugares de la tabla de posiciones.

Cumpliendo con aquel viejo axioma que reza: “Tanto va el cántaro al agua que termina por romperse”, Cerro conseguiría cumplir con sus intenciones.

En el minuto 57 llegó un centro al área rival que fue conectado por un Junior Alonso que entró corriendo solo para saltar y cabecear enviando el esférico a descansar entre las redes de un arquero altoparanaense que nada pudo hacer para evitar la caída de su arco.

A partir de ese momento, Cerro de Franco seguiría tratando de aguantar atrás los constantes ataques azulgranas. El Ciclón llegaba una y otra, y otra vez, pero seguía sin poder gritar un nuevo gol.

Fue así que cuando faltaban nueve minutos para el final del encuentro, “Chiqui” Arce ordenó el ingreso de Guillermo Beltrán.

El delantero azulgrana saltó al campo de juego y corriendo fue al área rival pues el Ciclón tenía un tiro libre ofensivo a favor. Sin siquiera haber tocado previamente el balón, Beltrán consiguió conectar el centro para terminar poniendo el 2-1 a favor del Ciclón.

Cerro Porteño derrotó 2-1 a Cerro de Franco. El Ciclón encontró su primera victoria en el semestre, se quedó con los tres puntos, trepa al primer lugar de la tabla de posiciones a falta de un partido por la segunda fecha y piensa con mente positiva en el partido ante la “U” Católica por la Copa.
Fuente: ABC