Falta educación sexual y jóvenes recurren al porno: sexólogo alerta consecuencias

Falta-educación-sexual.jpg

Sin una educación formal sobre la sexualidad se apunta directamente a buscar información en internet y así los jóvenes llegan a un sinfín de sitios pornográficos que no educan para una sexualidad sana, placentera ni responsable. El sexólogo Alejandro Aguirre afirma que es imperioso hablar sobre sexualidad y dejar atrás el silencio cómplice de generaciones y que los hijos e hijas reciban toda la información necesaria para evitar abusos, embarazos no deseados y el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

La sexualidad tiene que ver con las funciones sexuales de las personas y no solo con fines reproductivos sino también placenteros y para que una persona pueda vivir una sexualidad sana, placentera y responsable necesita información, afirmó el doctor Alejandro Aguirre, especialista en Sexología.

Explicó que lo que se propugna desde la Sexología es que se acceda a información veraz y útil y la falta de esta es la que subsiste y es un gran problema en Paraguay donde se sigue debatiendo sobre si hablar o no.

“En Paraguay no hay una educación sexual formal y de esa manera está casi indirectamente las personas en busca de información recurren a las páginas de internet donde no todo lo que se publica es válido y esto deriva en páginas que nada tienen que ver con la educación sexual, sino todo lo contrario, mezclan las cosas y acceden a infinidad de material pornográfico que carecen de información apropiada y es cuando aparecen los abusos, embarazos no deseados y el riesgo latente de contraer enfermedades”, alertó el profesional.

Cuestionó que exista un silencio cómplice en las distintas generaciones y el resultado es una desinformación total que en la mayoría de los casos trae consecuencia y puede causar problemas en la iniciación sexual porque ese joven que no fue informado debidamente llega a su primera relación sexual sin información y es cuando se producen los abusos, embarazos no deseados y el riesgo latente de contraer enfermedades.

“Resulta hasta sorprendente que no se tenga en cuenta que para poder exigir responsabilidad primero se tiene que tener información porque la sexualidad acompaña durante toda la vida y se vive de muchas maneras y por eso tratamos de invitar a las autoridades a que definitivamente se instaure en el sistema la educación sexual respetando siempre los valores de cada persona. La sexualidad se vive de acuerdo a los valores de cada persona ya sea atados a una forma, un dogma o más liberal pero cada uno debe vivirla de manera que lo crea conveniente pero con información veraz”, afirmó.

Aguirre señaló que es necesario dejarse de tanto dogma porque es imperioso hablar sobre sexualidad y que los hijos reciban la información suficiente. “Es como que las madres creen que sus hijos no toma alcohol y sí, sus hijos toman alcohol, muchos antes de los 15 años y es como ponerse antiparras y no ver lo que está pasando y lo mismo pasa con la sexualidad”, agregó.

Los problemas de la sexualidad humana se solucionan con información adecuada y citó el ejemplo de intentos desaconsejables como lo hecho por una oenegé que antes de información llevó desconocimiento en las instituciones educativas diciendo, entre otras cosas, que los preservativos no brindan protección contra las enfermedades sexuales.

“No podemos exigirles responsabilidad a los jóvenes si no les damos primero información y con esto ya se tendría que haber empezado 20 años atrás pero acá sigue la discusión de cómo hacerlo”, lamentó.