El EPP le marcó la agenda a Cartes

Con tres secuestros, 15 personas muertas -entre civiles, policías y militares-, ataques a estancias y por primera vez a estructuras de servicios públicos, los criminales autodenominados EPP terminaron marcando la agenda de Cartes.

“Quiero asegurarles que no nos van a marcar la hoja de ruta ni criminales ni grupos armados”, dijo el Presidente durante su discurso de asunción el 15 de agosto de 2013. Dos días después, el grupo de criminales autodenominado EPP asestaba al Gobierno su primer golpe: una serie de ataques que dejó como saldo cinco muertos en la zona de Tacuatí, San Pedro.

El EPP mandó un mensaje al Gobierno: el camino sería difícil. El ministro Francisco de Vargas dijo entonces que se trataba de “una guerra declarada contra la República” y no se equivocó. El EPP ha perpetrado en menos de dos años de gobierno de Horacio Cartes una serie de ataques con saldos que ponen al rojo vivo la agenda del Gobierno.

No pasaron dos meses tras el primer ataque para que los criminales vuelvan a actuar, esta vez contra una comitiva de Derechos Humanos del Ministerio del Interior que fue a dar un curso en un destacamento de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), en Tacuatí. Era el 1 de octubre cuando, según las autoridades, un francotirador del EPP le dio en la cabeza al oficial de Policía Solano David Burgos Sena, de solo 29 años, quien iba al mando de una las camionetas de la comitiva cuando ocurrió el ataque; además siete personas resultaron heridas. Cartes lamentó la muerte del policía, y la vida prosiguió.

Un par de semanas después, el 23 de octubre de 2013, otro miembro de la Policía, el comisario Manuel Escurra, jefe de la comisaría de Horqueta, Concepción, murió y dos de sus compañeros resultaron heridos al caer aparentemente en una trampa con potentes explosivos preparada por el EPP.

POR PRIMERA VEZ MATARON A MILITARES

El 8 de diciembre de 2013, en coincidencia con la festividad religiosa de la Virgen de Caacupé, que en Paraguay mueve a millones de personas, la Fuerza de Tarea Conjunta pretendía, según las autoridades, sorprender a miembros del grupo en uno de sus campamentos, pero perros «alertaron» a los criminales, que se enfrentaron a los agentes y mataron -por primera vez- a un militar, el sargento César Fernández, e hirieron gravemente al teniente Mario Ávalos, quien terminó falleciendo más de un mes después.

Sin que nadie lo supiera, también en diciembre de 2013, el grupo armado se movilizaba para perpetrar futuramente su primer secuestro en la era Cartes, uno que el Gobierno se esforzaría en negar hasta no poder ocultarlo más. En Nochebuena de 2013, miembros del EPP robaron en la casa de la familia Fick Bremm, en Paso Tuya, una notebook de Álcido Fick, de donde obtendrían datos financieros de la familia.

Pero antes de su primer plagio, desataron una serie de ataques en establecimientos en su zona de influencia. A fines de enero -el 27- se produjo un enfrentamiento a tiros entre miembros del EPP y guardias privados de la estancia “Caravaggio” de Azotey, departamento de Concepción, propiedad del brasileño Jorge Luis Zenatti, quien también es dueño de la estancia Santa Adelia.

El 1 de febrero se produjo un ataque en Paso Tuya, distrito de Azotey. En esa ocasión, el propio ministro habló de una supuesta emboscada preparada para policías y militares de la FTC. Luego, el 5 de febrero se produjo un enfrentamiento entre los delincuentes con policías y militares en Núcleo 2, Arroyito. El 26 de febrero atacaron el casco de la estancia “Macchi Cué” de Arroyito y al día siguente fueron asesinados los guardias de la estancia “Agüerito”, Jorge Sosa y Cristian Dávalos, en Arroyito. El 6 de marzo se produjo un ataque a la estancia «Oro Verde» de Arroyito, y el 25 del mismo mes hubo un ataque a la subcomisaría de Cruce Tacuati.

EL PRIMER SECUESTRO DE LA ERA CARTES Y EL PRIMER MENOR DE EDAD

El 2 de abril de 2014, el EPP perpetró su primer secuestro de la era Cartes, en Paso Tuyá, Azotey, departamento de Concepción. Esa noche, los criminales irrumpieron en la casa de la familia Fick Bremm y se llevaron al joven Arlan, a quien mantendrían secuestrado por casi nueve meses. En esa ocasión, murieron enfrentados dos miembros del EPP y un militar. Inicialmente, el Gobierno plantó la versión de que el EPP «asaltó» la vivienda de la familia para robar víveres porque estaban desesperados y que en su huida se llevaron como escudo al joven Arlan; sin embargo, con los días esa hipótesis fue desmentida.

La familia Fick, sin asesoramiento, pagó inmediatamente un rescate de US$ 500.000 al grupo armado y además tuvo que repartir víveres por valor de US$ 50.000 a pobladores de las zonas de las que provenían sus compañeros caídos la noche del secuestro. Incluso después de la liberación del joven, la familia tuvo que repartir canastas navideñas.

El 5 de de abril, la FTChalló el cuerpo del peón Isaac Arce, quien según la versión de las autoridades fue ejecutado por el EPP cuando se llevaban a Arlan.

EL PRIMER POLICÍA SECUESTRADO

Edelio Morínigo fue secuestrado el 5 de julio de 2013 en los bosques de Arroyito cuando estaba de cacería con amigos suyos. En este caso, el Gobierno tampoco quiso asumir el secuestro e insinuó que el oficial de policía se había unido a las filas del EPP. Luego de días, tuvieron que aceptarlo. Era el segundo secuestro en simultáneo con el de Arlan Fick. En este caso, no pedirían un rescate, sino una negociación con el Gobierno para intercambiar al policía por miembros del grupo que están presos. El Gobierno se negó rotundamente.

Edelio Morínigo sigue secuestrado desde hace casi siete meses. En octubre del año pasado se tuvo la última noticia sobre él, cuando se le veía en un video que fue entregado como prueba de vida.

SOMBRAS EN EL TRABAJO DE LA FTC

Desde la creación de la Fuerza de Tarea Conjunta, al apenas asumir Horacio Cartes, con el fin de luchar contra el Ejército del Pueblo Paraguayo, se produjeron varios sucesos poco claros en los trabajos que se vienen realizando en el norte del país.

SECUESTRO Y EJECUCIÓN

Ayer, miércoles 28 de enero, el EPP secuestró en horas de la tarde a un grupo de seis personas dentro del establecimiento «Luisa Ganadera», en Yby Yaú. Enseguida, cuatro de las seis personas fueron liberadas y quedó en poder de los criminales la pareja conformada por los alemanes Robert Natto y Érika Reiser de Natto. Ya entrada la noche, las autoridades se reunieron con los liberados y pudieron confirmar que se trataba de un grupo de cuatro o cinco personas con ropas camufladas.

El Gobierno había anunciado que este jueves a las 07:00 se daría más detalles; sin embargo, aproximadamente a las 23:30 del miércoles, miembros de las FTC se toparon con los delincuentes y los secuestrados a unos 200 metros de la ruta III General Aquino, a la altura del kilómetro 395. Se produjo un enfrentamiento y, según la versión de las autoridades, el EPP asesinó a la pareja porque, dada la edad de ambos, estaban retrasando la huida.

Son algunos de los hechos más importantes que ocurrieron durante el gobierno de Horacio Cartes, un gobierno que -por más que se niegue a aceptarlo- tiene la agenda marcada a fuego por un grupo de criminales.

Fuente: ABC