Dos misiles y el título se acerca cada vez más

Cerro Porteño sumó una nueva victoria. El Ciclón dio vuelta a un marcador adverso para terminar ganando 2-1 a Sportivo Luqueño gracias a dos potentes remates que lo dejan en las puertas de un nuevo título.
En la Olla azulgrana se disputaba uno de los dos partidos que se jugaban en Barrio Obrero este miércoles y con los que se cerraba la disputa de la fecha 18 del Torneo Clausura.

Cerro Porteño, puntero solitario e indiscutido, recibía en su casa al Sportivo Luqueño en un duelo que prometía buen fútbol y muchas emociones.

El Ciclón llegaba tras haber empatado el fin de semana ante su tradicional rival, Olimpia; mientras que el Auriazul había sufrido una dura derrota por goleada ante Guaraní.

Ambos rivales cumplieron con lo que se esperaba debido al nivel que suelen mostrar en sus encuentros. Desde que se puso en marcha el encuentro, salieron a buscar oportunidades para romper el cero.

La intensidad con la que ambos jugaba, brindaba a los espectadores un buen espectáculo, un partido de ida y vuelta. Cerro trataba de tener el balón, pero Luqueño adelantaba sus líneas para presionar desde bien arriba.

Hasta que llegó el minuto 25, cuando Derlis Alegre recibió un centro, paró el balón con el pecho y con una media vuelta terminó definiendo de gran manera para que el grito de gol se escuchara por primera vez en la noche. Era el 1-0 para la visita y la sorpresa para los locales.

Cerristas y luqueños consiguieron generar varias llegadas más, pero la mínima diferencia se mantuvo gracias a las buenas actuaciones de los arqueros y a la falta de tino de los hombres de la ofensiva.

Así llegó a su final la primera etapa, con la promesa de que en la segunda se tendrían todavía más emociones.

En la complementaria, el ritmo entretenido del juego se mantuvo. Cerro salió a buscar de manera decidida el empate porque no estaba dispuesto a ceder el invicto y quería dar un paso más hacia el título de campeón.

Pero las cosas se les volvían complicadas al Ciclón, porque la defensa auriazul trabajaba bien y porque sus hombres de ofensiva no estaban muy finos.

Sin embargo, llegó el minuto 53, cuando Fidencio Oviedo recibió el balón frente al área grande y pateó fuerte con la zurda para terminar enviando el balón a dormir entre las redes del arco luqueño. Llegaba así el 1-1.

Cerro no tardó mucho para dar vuelta al marcador. En el minuto 61, otra vez tras una buena sucesión de toques frente al área, el balón le llegó a los pies a José Ortigoza que con un potente remate de derecha se encargaba de desatar la alegría cerrista. Era el 2-1 y Barrio Obrero era un carnaval.

Sí, se tuvieron nuevas oportunidades frente a los arcos pero no se aprovecharon y el cronómetro indicó el final del partido con una nueva victoria del Ciclón.

Cerro Porteño, dio vuelta al marcador, ganó, sumó tres nuevos puntos y queda en las puertas de un nuevo título.

FUENTE:abc