Dos huérfanos por violencia

Familiares de la mujer que fue asesinada de un balazo supuestamente por un barrabrava del club Cerro Porteño manifestaron que la víctima dejó dos niños huérfanos.

Jorgelina Isabel Sanabria aprovechó la cálida tarde de ayer para tomar tereré en el patio de su vivienda, en la zona sur de Fernando de la Mora. Se sentó en una silla de cables cerca de la vereda.

Su ronda de tereré era el momento de descanso dominical, previo a su trabajo en un local de comida rápida, contó su tía María Leonor Cabañas. Jorgelina Sanabria trabajaba incluso los domingos, con el fin de brindar las comodidades necesarias a sus hijos de 12 y cinco años. Ella era madre soltera, reportó este lunes el periodista Víctor Ruiz.

Una discusión entre dos barrabravas del club Cerro Porteño y Olimpia ocurrió a metros de su casa. Uno de ellos disparó contra la humanidad del otro, quien se esquivó. La bala impactó en la mujer, que cayó herida.

La llevaron hasta Emergencias Médicas, donde, pese a los esfuerzos, falleció. “No es justo que pasen estas cosas, sentada dentro de su patio”, acotó la tía. Y agregó: “Las drogas y el fanatismo que tienen los chicos en estos días es terrible”.

El sospechoso del mortal disparo es Carlos Rubén Cabrera Giménez (19), quien es buscado por la Policía. Como testigo quedó Marcelo Luis Battaglia (21), quien sufrió el ataque.

Durante el velatorio, en horas de la madrugada, familiares y vecinos reclamaron justicia en la causa. El caso está a cargo de la fiscala Casse Giménez.
Fuente: ABC