Concejales leales a gobernador, a la cárcel por escándalo con cocaína

El concejal departamental liberal de Amambay César Augusto Quevedo Isnardi (52) pasó a integrar ayer la población de la penitenciaría regional de Pedro Juan Caballero junto con su colega colorado José María Bogado Martínez (39), en cumplimiento de una resolución del juez José Gabriel Valiente González (47), quien no dio trámite al pedido de la defensa ni del propio fiscal de la causa, Óscar Samuel Valdez Céspedes (36), quienes solicitaron medidas alternativas a la prisión. Es con relación a la denuncia de vinculación de esos ediles con 252 kilos de cocaína incautados y luego devueltos, que estaban guardados en la Jefatura de Policía. Por este caso está prófugo el conocido jefe narco Clemencio González Giménez (55), alias Gringo, supuestamente encubierto por el propio gobernador local Pedro González Ramírez (47), justamente a quien responde uno de los concejales ahora presos.

Los dos ediles departamentales, quienes habían sido imputados el jueves último por el fiscal Samuel Valdez, bajo los cargos de asociación criminal y resistencia, fueron recluidos inicialmente ayer de mañana en el calabozo de la subcomisaría 8ª del barrio Guaraní de Pedro Juan Caballero.

Más tarde, cerca del mediodía, el magistrado Valiente González modificó su resolución y ordenó la remisión inmediata de los dos políticos citados a la penitenciaría regional de Pedro Juan Caballero, en un operativo con máxima seguridad y dirigido por el jefe de Orden de Amambay, Crio. Princ. Walter Vázquez.

César Quevedo y José Bogado fueron denunciados por agentes del departamento Antinarcóticos de la Policía luego de verlos, según declararon, en una camioneta involucrada con la droga luego incautada. Los intervinientes informaron que fueron amenazados de muerte por los políticos y su custodio policial, el suboficial Vicente Arévalos Coronel, en la tarde del 10 de enero pasado, cuando fue descubierto el hecho mencionado.

Según la investigación, los concejales recogieron de un monte de la estancia Camba Cua del distrito de Zanja Pytã, a 50 kilómetros de Pedro Juan Caballero, la carga de 252 kilos de cocaína, distribuida en seis bolsas, que fueran arrojadas ahí desde una avioneta.

Pero por el camino, fueron interceptados por dos policías de Antinarcóticos, quienes quisieron revisar la camioneta de los concejales, pero estos amenazaron con acribillarlos. Tras este incidente, los agentes se replegaron en busca de refuerzos y los ediles optaron por abandonar la “mercancía”, según la pesquisa.

Nueva revisión

Luego, cuando fueron nuevamente retenidos en la misma zona, los políticos ya ni siquiera se opusieron a que su camioneta fuera cateada y los uniformados no tuvieron otra opción más que dejarles pasar. La droga, finalmente, fue hallada por los policías de Antinarcóticos en la misma zona de la cual habían salido minutos antes los dos políticos.

El estupefaciente fue trasladado a la sede de la Jefatura de Policía de Amambay, de donde en la madrugada del 17 de enero fue sacado y “devuelto” al jefe narco Clemencio González Giménez, alias Gringo. Este recogió la cocaína en el patio de la Gobernación de Amambay, contiguo a la Jefatura policial, en un automóvil Volkswagen rojo a bordo del cual también estaban su hijo no reconocido Édgar Ramón López y la pareja de este María Elizabeth Ferreira Coronel, refiere la investigación. Gringo y su hijo fueron imputados por robo agravado, tráfico, tenencia y comercialización de drogas y asociación criminal. La mujer es hasta ahora la única civil detenida por el caso. Guardan reclusión en la Agrupación Especializada los policías Santiago Ferreira Coronel (hermano de María Elizabeth), Lucio Natividad Recalde Melgarejo y Celso Fleitas, quienes sacaron la carga de la armería de la Jefatura para entregarla. En el cateo de la casa de Gringo se hallaron fotos con modelos y cantantes.

Fuente: ABC