Puntero a toda hora

En un juego que hizo honor a su denominación de partido, porque se jugó un tiempo el sábado por la noche y otro el domingo por la mañana, Olimpia refrendó el favoritismo que tenía en la previa sobre Deportivo Santaní.

El Decano, en la adversidad, en medio de la inclemencia y el mal estado en que se jugó el primer tiempo, ya demostró que poseía mejores herramientas para adueñarse de los tres puntos.

Habitualmente, los equipos con menores recursos futbolísticos sacan provecho del mal estado de los campos, se defienden mejor y si tienen posibilidad, hacen uso de las pelotas paradas para marcar. Pero no fue justamente el caso de Santaní, que dejó traslucir aún más sus limitaciones y Miranda, quizás, el más experimentado de su equipo pagó con gol, su error al querer retrasar el balón a su arquero. Con ese episodio Olimpia ganó la primera parte 1 a 0.

Vio la luz. La segunda parte del partido se jugó a plena luz solar y el equipo de Daniel Garnero amaneció muy iluminado. De entrada, Sarabia adelantó líneas buscando la igualdad, dejó espacios en zona de contención y ahí, Camacho, Mendieta y Montenegro se pegaron el festín a las espaldas de los volantes y desactivaron cualquier intento defensivo de los desconcertados zagueros y laterales santanianos.

El gol de descuento de Ovelar (entró muy bien al partido) puso algo de incertidumbre al resultado, pero rápidamente los franjeados impusieron un ritmo diferente a sus jugadas y terminaron goleando, ganando con autoridad ante un rival que tendrá que trabajar mucho para salir de esta incómoda situación.