Paliza para aflojar la tensión

Cerro Porteño superó 4-0 al Inde y recupera terreno en el Apertura.

Ángel Barrientos
[email protected]

Cerro volvió a sonreír en el torneo local y con una notoria mejoría goleó a Independiente en La Nueva Olla.
El Ciclón planteó el compromiso de acuerdo a las exigencias. La cuestión era ganar o ganar. La frescura en la defensa la obtuvo con Escobar mientras que Novick y Palau hicieron lo suyo en el centro y ataque.
El Azulgrana fue propietario del juego, como lo ha hecho siempre, jugando en su casa. Al dominio le aportó dinámica y llegada rápida al arco rival. Churín se encargó del trabajo sucio en ese lapso. Atormentó a la defensa rival y abrió espacios. El tanto del capitán Rodrigo Rojas le otorgó paz a la hora de buscar alternativas en el ataque.
Independiente hizo lo que estaba en carpeta. Se dedicó a esperar y especuló con alguna inspiración de sus atacantes.
En la complementaria no hubo muchas variantes. La visita no inquietó y cedió espacios. Los goles animaron al Azulgrana que se dedicó a jugar con el tiempo del partido sin renunciar al ataque. Los cambios en el once, elegido por Zubeldía, dieron un efecto positivo. Con unos días más tranquilos, en barrio Obrero, aguardan por Luqueño, para estirar la racha, el domingo, otra vez en La Nueva Olla.

«Fue merecida»
«Necesitábamos una victoria como esta, jugando bien y aprovechando las ocasiones de gol, porque en el torneo no nos estaban saliendo las cosas. Pero fuimos superiores y por ello la victoria fue merecida», indicó Rodrigo Rojas.
«Por suerte se nos abrió el arco y después del gol de Cristian (Insaurralde) manejamos mejor el trámite del partido», dijo. Cerro corta una racha de 4 partidos sin ganar: Dos empates y dos derrotas en el Apertura.

La figura
Hernán Novick
El uruguayo era el enganche que faltaba. El volante le otorgó pase y fútbol desde el mediosector hacia la zona ofensiva al Ciclón.

La cifra
11 partidos locales que Cerro no conoce de derrotas en La Nueva Olla: 10 victorias y 1 empate (2-2 Capiatá).