Olimpia dejó claro que la punta es “Para Uno”

Por Sergio Peña

Olimpia asestó una goleada de 5 a 2 a Guaraní, quedándose con la punta en forma solitaria. El “Mago” William Mendieta descolló con tres tantos. Otros goles en la parte final fueron de Mauricio Cuero y Julián Benítez, para el Decano. Abrió el marcador Rodolfo Gamarra, para el Aborigen. Luego, Esparza descontó.

Saja, sin explicación

Sebastián Saja, DT de Guaraní, dijo en la conferencia de prensa que asumía la derrota del equipo, señalando además que permitieron que el adversario se despertará.

“Asumo la derrota y es difícil explicar ahora todo lo sucedido. El primer tiempo fue muy bueno para nosotros, incluso con ventajas en largos pasajes del encuentro. Comenzamos ganando, pero en una jugada desafortunada nos empatan. Olimpia es un equipo de jerarquía, tanto individual y colectiva y nosotros en gran medida permitimos que se despertará en la parte final”, explicó Saja.

Añadió que la estrategia resultó bien en el primer tiempo, pero que en la complementaria cambió todo.

El “Mago” del Bosque

Fue una noche propicia para la magia. Que haya sido feriado en una fecha hábil ya era una cuestión de sortilegios. El Bosque mostró sus mejores galas, con fiesta y mucho bullicio.

El “viejo” que habita el bosque no se veía tranquilo ni cómodo, porque los visitantes aborígenes se paseaban por su territorio inquietándolo en demasía, hasta exasperarlo con cada embate que amenazaba con hacerle probar el sinsabor de la derrota.

Una y otra vez se salvaba el bastión del viejo Decano, hasta que finalmente vencieron su resistencia. De la Cruz salió un rayo hacia el “duende” Marín. Este burló el cruce de Ortiz y buscó a Gamarra, quien se movió como pez en el agua dentro del área para colocar el balón por sobre el arquero Aguilar y anidarlo en su cueva.

Las barbas del Decano estaban en remojo. El malón aborigen se divertía, pero malgastaba su tiempo y esfuerzo al no poder concretar en logros el predominio que ejercía.

Solo un pase mágico podía revertir la difícil situación que vivía todo el bosque. Fue ahí que el viejo invocó al “Mago”. Ese que tantas veces lo hizo feliz, con el numero 10 en sus espaldas. Este apareció, se paró en una esquina, movió su varita y colocó la bola, que no es precisamente de cristal, en un hueco donde solo acceden los iluminados, encandilando de paso a Pittoni, quien cubría ese espacio y no hizo sino dejar pasar el esférico, dejando mal parado a su arquero, Centurión, concretándose el gol “olímpico”. En la segunda fracción, el Decano se sobrepuso e hizo añicos de su rival. El “Mago” siguió haciendo de las suyas, anotando dos más, uno de penal. Él hacía jugar y un caballero moreno, al que llaman Cuero, volvió a castigar al Aborigen, como también lo hizo Julián Benítez. Ya en retirada, Esparza hizo algo más liviana la goleada.

“Hubo gran cambio”

El entrenador de Olimpia, el argentino Daniel Garnero, resaltó que el partido tuvo un gran cambio en el segundo tiempo, reconociendo que en el primer periodo fueron dominados por el rival.

“Fue un partido que cambió en los tiempos. En la primera etapa fuimos dominados y no pudimos concretar las ocasiones de gol que creamos. mientras que en la parte complementaria tuvimos efectividad y pudimos controlar más el esférico. Fueron aspectos que hicieron entonces la diferencia en el trámite”, señaló Garnero.

Con respecto a la contundencia de William Mendieta, valoró su trabajo, destacando que el ofensivo tuvo mucha eficacia y que para este encuentro lo vio más tranquilo y cómodo en el terreno de juego.

[email protected]