Envían a la cárcel al tesorero de la CSF

Carlos Chávez, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y tesorero de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF), fue puesto en prisión preventiva por la justicia boliviana. Se lo acusa de tráfico de influencias, estafa agravada (a múltiples víctimas) y asociación criminal. También se ordenó el arresto de su secretario general, Alberto Lozada.

El titular ingresó ayer a la cárcel de La Pamasola de la ciudad de Santa Cruz. Fue detenido el viernes pasado y tras una maratoniana audiencia, donde agotó medidas legales, quedó bajo la jurisdicción de la justicia boliviana que decidió remitirlo a la mencionada prisión.

Chávez está acusado de haber recibido sobornos por 7,5 millones de dólares. Además enfrenta una acusación de estafa por el partido benéfico disputado entre Brasil y Bolivia el 6 de abril de 2013.

Según menciona el periódico La Razón, este último hecho es el que más peso tuvo en la decisión del juez.

El antecedente se remonta a febrero de 2013. En aquel entonces se enfrentaron en Oruro, San José y Corinthians, en el cual se produjo un fallo de seguridad y los aficionados consiguieron ingresar bengalas al estadio. Una de ellas mató a Kevin Beltrán tras introducirse en uno de sus ojos.

Consecuentemente quedaron detenidos un centenar de hinchas brasileños. Más adelante, en abril del mismo año, se realizó un amistoso benéfico para la parentela del niño que recaudó cerca de medio millón de dólares.

No obstante la familia Beltrán declaró no haber percibido “una sola moneda” y que todo el dinero fue a parar a los bolsillos del acusado.

En su defensa Chávez manifestó que el partido nunca tuvo ese propósito ya que fue pactado mucho antes del lamentable episodio.

De momento guardará reclusión y se espera que en los próximos días se den lugar a más detenciones debido a que el presidente de Bolivia, Evo Morales, solicitó al Congreso poderes para intervenir la FBF y “cooperar” así con las investigaciones.