Venezuela pidió a FF.AA. defender a Lugo

La ministra de Defensa de Paraguay confirmó que el día en que Fernando Lugo fue sometido a juicio político, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, pidió a las FF.AA. “responder” ante la destitución del exmandatario paraguayo

La información era manejada como versión desde el viernes pasado, día en que Fernando Lugo fue destituido en un juicio político en el Congreso.
Finalmente, en la fecha, la ministra de Defensa, María Liz García, confirmó que efectivamente hubo una injerencia directa de Venezuela en los asuntos internos de Paraguay.
Maduro se reunió con los comandantes de las Fuerzas Armadas, a quienes solicitó intervenir en caso de que Lugo fuera sacado del cargo, según confirmó la secretaria de Estado.
El encuentro se realizó el viernes a las 16:00 en el Gabinete Militar del Palacio de Gobierno, precisó.
El canciller venezolano se presentó acompañado de su par ecuatoriano y el propio jefe de Gabinete Militar, Ángel Alcibiades Vallovera Antúnez, se encargó de convocar a los jefes de las principales armas, de acuerdo a la información revelada por García.
“El canciller arengó a que respondieran a una situación que se estaba dando y afectada al expresidente, pidió que respondieran en ese momento, conforme a lo que le ocurriera al expreidente Lugo”, reafirmó.
Pese a las palabras y la insistencia del diplomático extranjero, finalmente los comandantes de las FF.AA. optaron por respetar la decisión del Congreso, que -conforme a la Constitución- destituyó a Lugo.
“(Maduro) dirigió algunas palabras, pero las Fuerzas Armadas actuaron constitucionalmente”, destacó García.
La ministra de Defensa inicialmente aseguró que no tenía información sobre las versiones de la supuesta reunión de Maduro con las FF.AA. de Paraguay. Finalmente, confirmó la información tras realizar averiguaciones y consultas entre los comandantes.
El canciller venezolano llegó a Asunción el viernes último como integrante de una delegación de la Unasur, que intentó persuadir al Congreso para suspender el juicio a Lugo.
La llegada de los diplomáticos fue tomada como una injerencia en los asuntos internos de Paraguay.
Maduro calificó de golpe de Estado el juicio político y amenazó a Paraguay con sanciones de los bloques regionales.