Vender el voto es inmoral e indigno:


Sin embargo venderlo por su valor real no lo sería:
Nosotros no defendemos la «venta de votos», les contamos cuánto cuesta el voto: su precio para la gente deje de vender su DIGNIDAD y el futuro suyo, de su familia y de todo el país.
Hay un dicho de un «medium» que afirma categóricamente que: «Al que vende su voto, seguro se le muere un familiar antes de 4 años en accidente o en un hospital por falta de médico o de remedio».