Uruguay y Chile descartan aplicar sanciones económicas a Paraguay

El presidente José Mujica dijo no ser partidario de sanciones que «termina pagando la gente», en tanto que el canciller chileno Alfredo Moreno consideró que su país no planea llegar a «ese extremo».


MONTEVIDEO (AFP). El presidente uruguayo José Mujica calificó ayer de «golpe de Estado parlamentario» la destitución de Fernando Lugo en la presidencia de Paraguay, pero se manifestó contrario a aplicar un «aislamiento económico» a ese país.
«Entendemos que ha habido desde el punto de vista real una especie de golpe de Estado parlamentario, pero no somos partidarios de sanciones económicas, aislamiento económico, ni nada de eso, porque eso lo termina pagando la gente», dijo Mujica a periodistas.
Añadió que esa será la posición que llevará Uruguay a la Cumbre del Mercosur, el jueves y viernes, en la ciudad argentina de Mendoza.
El bloque sudamericano compuesto por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay decidió el domingo suspender a Paraguay del derecho a participar de la Cumbre tras «la ruptura del orden democrático». Lugo confirmó ayer en rueda de prensa que concurrirá al encuentro de mandatarios para explicar su posición.
Mujica tenía previsto reunirse ayer con el embajador uruguayo en Paraguay, Enrique Fischer, a quien el Gobierno llamó en consulta el fin de semana.
El canciller uruguayo Luis Almagro dijo en conferencia de prensa que el embajador se quedará en Uruguay «por tiempo indefinido». Añadió que en relación al nuevo gobierno de Federico Franco en Paraguay, Uruguay seguirá la postura regional.
«La unidad de acción que ha tenido Unasur es lo que debemos preservar. Y si es posible que tomemos decisiones de común acuerdo entre todos respecto a temas como este iremos por ese camino», sostuvo.
CHILE. Por su parte, el canciller chileno Alfredo Moreno aseguró que Chile no llegará «al extremo» de aplicar sanciones comerciales a Paraguay, tras la destitución de Lugo de la presidencia paraguaya, que el canciller consideró «legal», pero «ilegítima». «Chile no va a tomar medidas que signifiquen un daño a la población de Paraguay, (como) llegar al extremo de las sanciones comerciales», puntualizó Moreno.
El canciller explicó que se está analizando cómo aplicar «las cláusulas democráticas» vigentes entre los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) «a una situación como esta», y que los presidentes suramericanos se reunirán «en los próximos días» para tomar una posición común. «Las decisiones (de Chile) respecto del Gobierno del Paraguay las vamos a tomar luego de estas deliberaciones con los presidentes en los próximos días», concluyó.
Lugo fue destituido por el Senado paraguayo el viernes pasado en un juicio político sumarísimo por «mal desempeño de sus funciones» y fue sucedido por el vicepresidente Federico Franco.
LA ERA POS–LUGO
El presidente José Mujica dijo no ser partidario de sanciones que «termina pagando la gente», en tanto que el canciller chileno Alfredo Moreno consideró que su país no planea llegar a «ese extremo».
MALESTAR
La comunidad internacional reaccionó de inmediato ante la destitución del presidente Fernando Lugo por parte del Parlamento. Argentina, Venezuela y Ecuador fueron los más drásticos y ordenaron el retiro de sus embajadores de Asunción, en tanto que Brasil, Uruguay, Chile, México, Colombia y República Dominicana llamaron a consultas a sus embajadores, en señal de protesta. Los países de la región califican de golpe de Estado parlamentario la destitución de Lugo, a raíz de la forma presurosa en que se llevó a cabo el juicio político en el Parlamento al ahora expresidente de la República y exobispo de San Pedro.