Tras el amor, el odio y el millón de US$, llegó el abrazo republicano

kale__destacado
El Senador Juan Carlos Galaverna se había autoproclamado «mentor político» del presidenciable colorado Horacio Cartes, y hasta finales del año pasado ambos se consideraron » hermanos».

?Pero a inicios del 2012 el «amor» entre ambos referentes del Partido Colorado pareció llegar a su fin. Para la Convención colorada del 20 de enero de este año, la división se hizo patente.

Vox populi se mencionaba que el quiebre sobrevino tras sucesivas encuestas que hablaban de una relativamente baja aceptación que tenía entonces Cartes al interior del Partido Colorado. La razón de dicha performance, le habrían explicado sus asesores, era la resistencia que había respecto a su «primer anillo», en donde sobresalía Calé.

En aquella convención republicana el cartismo lanzó la candidatura del gobernador Ever Rivas para presidir el foro. El equipo de Calé se empecinó en que este debía ser el candidato de la asamblea.

Ya en la plenaria la pelea llegó a su fase caliente. En un momento de las discusiones, Cartes intimó a Galaverna que se defina si seguía o no siendo de Honor Colorado.

«Compartimos mucho este proyecto, disfruté siempre de tu amistad, pero te quiero informar que el movimiento tiene un candidato: Ever Rivas» , le espetó el ahora candidato oficial colorado a la presidencia del 2013.

La respuesta de Calé fue que, «estoy en mi derecho de responder si sigo o no siendo miembro del movimiento».

La escaramuza verbal se decidió al final a los votos. El cartismo se llevó 552 votos, el grupo de Clemente Barrios 169, y Calé quedó con 118. Pero las batallas verbales, a través de los medios, alcanzarían después picos de virulencia, de peligrosa consecuencia para la unidad partidaria del futuro.

«Resulta que un recluta del partido no va a venir a darle órdenes a un Coronel mbarete pora», disparaba Calé, en obvia referencia la reciente incorporación del jefe de Honor Colorado, al padrón de la ANR. E iba subiendo su tono: «Cartes tiene caprichos de rico, compró la Convención», remataba. La guerra parecía no tener retorno.

LA INTERNA

Sin embargo para la interna del 9 de diciembre pasado, las aguas parecían volver a calmarse. La asamblea del galavernismo decidió liberar a sus referentes a apoyar al candidato presidencilista de su preferencia, pero hacía énfasis en que la mayoría seguía siendo cartista. Esa proclama tendría consecuencias relevantes en materia de apoyo logistico, sobre todo para Calé.

El triunfo abrumador de Cartes, terminó por completar la reconciliación total de los antiguos «enemigos». En declaraciones a los medios, Calé Galaverna admitió el 10 de diciembre pasado, que gastó para su campaña en pro de la senaduría, 1 millón 600 mil dólares.

En su explicación, el senador fue más allá: reconoció que alrededor de un millón de dólares de ese dinero, fue una colaboración de Cartes, con quien habia vuelto a contactar antes de las internas.

Por eso no llama la atención la foto que ilustra el material. Tras el amor y el odio, sobrevino el perdón mútuo total… y el emblemático abrazo republicano. La fotografía, hasta ahora inédita, data del 21 de diciembre, en un breve lapso en que se encontraron ambos referentes.
FUENTE:popular.com