Tacuary gana y Guaraní puede perder la punta

Tacuary golpea fuerte y deja KO a Guaraní
Tacuary derrotó por 2-0 a Guaraní y abre la brecha para que los demás perseguidores se acerquen. El relajo que se mandaba Guaraní en la punta terminó por esfumarse. Ahora está en manos de Nacional, mientras que Tacuary, con el triunfo sueña con zafarse del descenso.

?Un desconocido Guaraní terminó por hipotecar su ilusión de llegar de madrugada al campeonato del Clausura. Fue preso de los tentáculos de un Tacuary que jugó con el alma en las manos, demostrando sus ambiciones de permanecer en Primera División.

Si en la primera etapa el local demostró que no pensaba volver a los vestuarios con una derrota a cuestas, en el complemento no dejó ni un mínimo espacio a Guaraní, que terminó pulverizado por la velocidad de los hombres de avanzada del conjunto de Ocampo.

Así, en esas condiciones, y en virtud de la rapidez de sus delanteros, Pablo Espinoza encaminó al «Tacua» a la victoria, con un zapatazo que desvía Elvis Marecos, en medio de una divorciada defensa que no sabía cómo contener el asedio rival.

Con el marcador en contra, los aurinegros intentaron reaccionar, pero nunca logró quebrar el cerco contrario. Fueron todos al ataque, y en esa búsqueda olvidaron defender la retaguardia. Despoblada la zaga, Tacuary contragolpeó por izquierda, y en la cercanía del área, Nicolás Martínez rubricó el excelente nivel de la jornada con un trallazo al fondo de Aurrecochea, que sólo pagó la impericia de sus hombres de guardia.

El conjunto legendario perdió totalmente la brújula en el certamen, se peleó con la buena racha, y desde el último triunfo ante Cerro Porteño, sólo bebió amargos tragos en el trayecto del campeonato.

Tacuary jugó como si fuese la final del campeonato, haciendo un dejavu de los primeros años de militancia en la categoría de honor, cuando incluso asomaba caraduramente en los puestos de vanguardia, y no contento con eso, se atrevía a pulsear por plazas internacionales.

Recordó que siempre fue ese equipo brioso, fuerte, contundente y mortífero a la hora de proponer. Acorraló a los aborígenes que en su desconcierto trataron de generar proyecciones al azar, pero esos intentos quedaban en aguas de borraja.

La derrota para los legendarios no sorprende, pues ya hace un par de fechas que olvidó dónde dejó la mística y el temple que lo catapultó a la cima del campeonato, hasta dando la seria impresión de que el expediente Clausura 2012 se acabaría mucho antes de lo previsto.

El triunfo sirve para seguir remando aguas arriba para los de barrio Jara, aunque aún falta mucho, porque las combinaciones de resultados son factores importantes. En su desesperada carrera por no descender, depende de que los inmediatos contrincantes en la materia no sumen, de lo contrario, un triunfazo como el obtenido ante el cacique sólo formará parte de un efímero anecdotario.