Por mal tiempo se suspende nuevo rastrillaje en Curuguaty

La búsqueda de más fallecidos o heridos por parte de los pobladores de la Colonia Yvyra Pytâ fue suspendida este lunes a raíz de las fuertes lluvias en Curuguaty. Por otro lado, familiares y amigos se encuentran velando a siete de los once campesinos fallecidos, en la iglesia Santa Luisa.


 
 
 
 
 
 

Vecinos y familiares de los campesinos se vieron obligados a suspender el rastrillaje final previsto para la mañana de este lunes, debido a la inclemencia del tiempo que impide ingresar al lugar. Los mismos esperan que el clima mejore con el trascurrir de las horas.

También, el operativo de la policía en la estancia Morombí y la visita de una comitiva parlamentaria fueron suspendidos

Los campesinos despidieron este lunes a sus familiares y amigos que fallecieron durante el enfrentamiento del viernes en Marinakue, tierras en litigio hace 44 años entre el Estado y Blas N. Riquelme, donde once labriegos perdieron la vida, como así también, seis efectivos policiales.

El rastrillaje que vienen realizando los pobladores de la localidad de

Ybyra Pytâ desde el sábado, hasta el momento lograron rescatar dos cadáveres hallados el día sábado, mientras que el domingo no localizaron más cuerpos de fallecidos.

Los pobladores presumen que en la estancia Morombí existirían otros tres cadáveres más, que no fueron localizados, por lo que insisten con las búsquedas.

Misa en Colonia Yvyra Pytâ en honor a los campesinos fallecidos

 

En la iglesia Santa Luisa, que se encuentra a uno 3 o 4 kilómetros de la ruta se realiza una misa en honor a los campesinos fallecidos. También en el lugar serán velados siete de los once labriegos que perdieron la vida durante la masacre.

En la iglesia se encuentra Luis Aguayo, representante de la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC) acompañando a los familiares y amigos de los fallecidos

Los velados son Arnaldo Ruiz, Fermín Paredes, Luis Paredes, Luciano Ortega, Avelino Espínola, Adolfo Casco y Ricardo Frutos. Todos eran de la zona de la Colonia Yvyra Pytâ y serán enterrados en el cementerio de la zona, a unos metros de la iglesia.