Nuevos dominios de internet incluyen .baby o .miami h

El popular .com podría tener que competir pronto con sufijos como .miami, .baby o .lol, después de que la organización a cargo de las direcciones en internet revelara el miércoles en Londres las 1.930 solicitudes presentadas para una polémica ampliación del número de dominios. (AFP)
 
La Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN, por sus siglas en inglés), establecida en Estados Unidos, argumenta que la explosión del número de internautas en el mundo, hasta unos 2.000 millones actualmente, hace esencial la expansión de los 22 sufijos actualmente en uso, incluidos .com y .org.
Entre las nuevas solicitudes hay nueve para .blog y seis para .baby, y muchas provienen de grandes multinacionales como Apple, Mitsubishi o IBM.
La ICANN anunció que prácticamente la mitad, 911 de las 1.930 peticiones totales, se originaron en Estados Unidos, 675 en Europa, 303 en la región Asia Pacífico, 24 en Latinoamérica y el Caribe y 17 en África.
Todos los solicitantes pagaron los 185.000 dólares (150.000 dólares) requeridos a la ICANN, que recaudó en total 352 millones de dólares.
El organismo precisó que 66 de las propuestas estaban vinculadas con lugares geográficos, como .nyc, .miami o .paris — mientras que otros estaban relacionadas con sectores de negocios como .insurance (seguros).
Las empresas, asociaciones, organizaciones o incluso famosos interesados en nuevos nombres de dominio tuvieron hasta fin de mayo para presentar sus peticiones a la ICANN, y algunos sufijos podrían empezar a utilizarse en menos de un año.
Además de los 185.000 dólares de entrada, el mantenimiento de un dominio costará 25.000 dólares anuales.
La compañía ICM Registry, que ya gestiona el nombre de dominio genérico .xxx, pidió esta vez los sufijos .sex, .porn y .adult.
Google ha pedido .YouTube para su plataforma de intercambio de vídeos, y .lol (una abreviatura informal utilizada en internet para «laugh out loud», que equivaldría en español a ja ja ja), así como .google.
Directi, un revendedor de dominios que tiene su sede en Dubái, gastó 30 millones de dólares para reservar sufijos como .web, .music, .law, .bank y .doctor.
El proceso de ICANN ha sido criticado, sobre todo porque ha obligado a las empresas o asociaciones a gastar mucho dinero para asegurarse el control de nombres de dominio genéricos con el único propósito de evitar su desvío.
A otros les preocupa que algunos países destierren categorías enteras de sitios web basados en su sufijo.