No es muy querido, pero es muy rendidor

Cuando juega no luce mucho. No brilla demasiado. Es de los que no destacan por su descollante manejo de la pelota o por ser el estandarte del equipo. Pero a la hora de marcar goles es efectivo. Muchos de sus goles dieron interminables alegrías a la hinchada de Cerro, que por un lado grita sus conquistas pero a la par, no lo tienen como un ídolo.

?Una de cal y otra de arena es lo que vive Roberto Nanni. Es el delantero más efectivo en el club, que a pesar de no gozar de la simpatía de los seguidores del Ciclón, está siempre marcando presencia en el área adversaria.

Lo critican mucho. De no ser por las críticas que recibe, su caso sería igual al de Martín Palermo, que tampoco fue un brillante delantero pero cuando la debía embocar, no perdonaba. Lleva la estigma de fallar tres penales en un mismo partido pero la hinchada de Boca, el club de sus amores lo bancó a muerte.

Nanni es de aquellos que sabe en qué momento disparar. Por algo lo llaman «El pistolero», porque no necesita tener la habilidad de un Jonathan Fabbro o de Santiago Salcedo. Sólo debe estar ahí donde le sirven el pase y la manda a guardar.

Tal vez por eso no es que lo quieran demasiado. Porque no es de los que va a meter la pierna y dejar el alma en cada pelota. Pero hace lo que tiene que hacer y para lo cual le pagan.

Odiado y querido. Es evidente la injusticia por parte de una gran facción de la parcialidad azulgrana, que lejos de respaldarlo y bancarlo a muerte, lo crucifica cuando se equivoca en una definición. Y olvidan que desde hace tres años, es uno de los goleadores más efectivos que tiene el plantel superior.

Lleva 57 goles en Cerro Porteño, pero no es el ídolo al nivel de Fabbro o de Sasa, o el mismo Diego Barreto, quienes son los que, si se cierne una posible salida de ellos, la misma hinchada es capaz de impedir que se muevan del club a fuerza de piquetes.

La venida de Salcedo fue posible mediante la fuerza que hicieron los hinchas, que hasta organizaron colecta para pagar su venida. La permanencia de Fabbro es un ideal de los fanáticos, quienes lo adoran.

Empero, cuando se fue Nanni del club, muchos suspiraron aliviados. Y cuando se dio su retorno, el fastidio se apoderó de aquellos que, en un fin de semana o en un juego de adelanto, a cara descubierta celebran jubilosos cuando el Flaco rompe las redes del arco rival.

GOLES DE NANNI

2009: 10 goles (7 locales y 3 en la Sudamericana)

2010: 12 goles (todos en el plano local)

2011: 17 (10 en el plano local y 7 en la Libertadores)

2012: 18 (4 en la Sudamericana y actualmente 10 en el torneo local que sigue en curso)