Los aché preparan un calabozo para encerrar a carperos invasores

A raíz de las constantes amenazas de invasiones, los indígenas decidieron retener a la fuerza a los que ingresan con la intención de talar sus árboles. Quieren resguardar el territorio para la caza y la recolección.


Por Carlos Marcelo Aquino
CANINDEYÚ
Varias familias aché abandonaron su antigua comunidad para instalarse en el otro extremo de la finca 470 de Villa Ygatimí, a fin de resguardar sus tierras ante la inminencia de nuevas invasiones por parte de grupos de carperos.
De esta manera construirán un nuevo asentamiento , movidos por la necesidad de resguardar su territorio.
Pero la defensa de la propiedad no se limitará al mero control territorial, sino que construirán un precario calabozo para encerrar a los invasores que ingresen para talar árboles en forma ilegal, así como a aquellos que intentan ocupar sus tierras.
En este lugar habrá guardias permanentes que patrullarán la zona.
Los aché llegaron munidos de sus flechas y armas de fuego de fabricación casera, y aclararon que no quieren problemas, pero que defenderán lo suyo a como dé lugar.
Tras una recorrida realizada con acompañamiento policial constataron de que no hubo nueva ocupación, pero sí rastros de que varias personas con motosierras que talaron árboles haciendo tablones, postes y viga, y los abandonaron cuando se dieron cuenta que los nativos estaban realizando patrullaje.
Emiliano Mevejyvagi, líder aché, señaló que no solamente son perseguidos por invasores si no también por pequeños madereros de la zona. Indicó que se instalan en el lugar para resguardar la propiedad. «Estos campesinos que ingresaron son de la comunidad y en cualquier momento pueden volver a hacer y ya no vamos a permitir, todos tienen tierras, existen algunos que vinieron engañados de Caaguazú y San Pedro que a lo mejor no tienen un pedazo para cultivar, pero después son todos de la zona. Nos mantenemos firmes en defender lo nuestro», manifestó.
DIEZ CASAS. El líder aché explicó que ahora construirán 10 casas y de a poco van a ir aumentando.
Los campesinos se encuentran bajo carpas, a unos mil metros del lugar donde se instalaron los aché, pero están fuera del inmueble de los nativos.
Sin embargo la solución al problema se está dilatando, los sintierra dieron plazo hasta el 22 del presente mes para que el Gobierno dé una solución al tema y dijeron que aguardarán hasta esa fecha y que si no se cumple la promesa volverán a ingresar a la finca 470.