¡Lorenita sufre de hernia de disco!

La súper top Lorena Arias está pasando por momentos difíciles y también muy dolorosos. Resulta que su problema de hernia de disco y desviación de columna se volvió a manifestar y anda con tratamientos. De todas formas, como ella tiene una mente súper positiva, busca la manera de zafar del dolor y seguir con su vida de la mejor manera. “Esto no me va a superar”, he’i voi.

?-Lorenita, contanos, ¿qué te pasó?

-Sufro de hernia de disco, tanto en la zona lumbar como en la cervical, además de eso tengo escoliosis, es decir, desviación de la columna, no sé si se imaginarán los dolores que tengo las veces que entro en crisis.

-¿Desde cuándo estás con eso?

-Esto lo llevo hace muchísimo, desde hace 15 años, pero no estoy así todo el tiempo, sólo a veces me da y no puedo estar ni sentada, ni parada, a veces ni con todos los medicamentos me pasa, no hay caso, me agarra un malestar generalizado y no hay nadie que me aguante.

-¿Y cuando esos dolores son muy fuertes, vas al médico para que te aplique un calmante potente?

-Trato de aguantar lo máximo posible para no tomar ni inyectarme nada, pero si es necesario voy al médico y me aplican un relajante fuerte.

-¿Pero cómo estás ahora?

-Ahora estoy bastante controlada, me están pasando los dolores. Como no quiero vivir tomando medicamentos de por vida, sigo el tratamiento de ozono, me inyectan un gas que es un antiinflamatorio potentisimo.

-¿Y ese tratamiento funciona?

-La verdad que es un procedimiento muy efectivo. Lo peor es cuando me contracturo un poquito y me atacan los dolores en la zona cervical. Cuando eso pasa me pongo muy mal, estoy como para arañar paredes, me alteran todos los nervios.

-Es difícil imaginarte en esa situación..

-Unicamente alguien que sufre de lo mismo puede entender lo doloroso que es. La que me entiende es Ayesa Frutos, porque ella sufre de lo mismo y, justamente, le recomendé a mi médico y le está dando buenos resultados.

-¿Y cómo surgieron estas hernias y la desviación de columna?

-La culpa es mía, porque años atrás “cabuzudee” con los ejercicios, entrenaba y no me importaba nada, entrenaba sin parar y sin medir las pesas. En ese momento no sentis nada, sólo ves los buenos resultados en el cuerpo, pero después vienen las complicaciones.

-¿Qué tipo de ejercicios hacías?

-Hacía trotes dos veces por día, más entrenamientos diarios, más pesas, más clases de step y todo lo que podía. Pero ahora mi ritmo cambió, tengo que esperar un tiempo para volver al gimnasio, pero con ejercicios controlados y masajes terapéuticos. ¡Pero tranqui, estos dolores van a pasar, no me van a superar jamás!