Gobernador de Amambay se salvó ayer de ser destituido del cargo

Se lo acusa de desviar 700 millones de guaraníes destinados inicialmente para combatir la epidemia de dengue en la región.

Sospechado de desviar unos G. 700 millones del erario público destinado a la lucha contra la epidemia de dengue, el gobernador del Amambay, Ricardo Sánchez Peña, por ahora se salvó de la destitución pese a la fuerte presión de los pobladores de la zona que se movilizaron en la víspera frente a la Junta Departamental en la ciudad de Pedro Juan Caballero.

Cerca de 400 personas exigieron con pancartas y cánticos de repudio la renuncia del gobernador, el liberal Sánchez Peña.

El Ministerio Público abrió una carpeta fiscal para investigar a las actuales autoridades de la Gobernación del Amambay que resolvieron meses atrás crear una comisión para la Lucha contra el dengue, a la que luego adjudicaron tres cheques por más de G. 700 millones; sin embargo, dicha comisión jamás realizó trabajo alguno contra el dengue en el departamento.

Ángel Cabrera y Valentina Martínez, presidente y tesorera, respectivamente, de la citada comisión, dijeron en la sede del Ministerio Público que “bajo engaños las autoridades de la Gobernación les dijeron que iban a formar parte de la citada comisión y les hicieron firmar tres cheques por la citada suma sin saber finalmente en qué se gastó la plata”.

Los tres cheques, endosados por el presidente y tesorera de la comisión creada presuntamente con fines delictivos, se efectivizaron y se presume que hubo una repartija del dinero entre varios funcionarios, encabezados por el actual gobernador, Ricardo Sánchez, que deberá entregar el mando el próximo 15 de agosto.

La protesta ciudadana que se realizó frente a la sede de la Junta Departamental, luego se trasladó hasta el local de la Gobernación y del Ministerio Público a fin de pedir celeridad en la investigación de este multimillonario fraude.

Además de la supuesta participación del gobernador Sánchez Peña, la acusación también implica al secretario general Gerardo Bóveda; secretario de Hacienda, Nelson López, y la secretaria de Salud, Sofía Fernández.

Semanas atrás otra denuncia fue presentada contra el polémico gobernador. La Federación de Educadores del Paraguay (FEP) denunció a Sánchez ante la Contraloría General de la República y pidió la urgente intervención de la Gobernación de Amambay que ha dejado a 22 mil niños del departamento sin almuerzo y merienda por la falta de fondos para cubrir la citada ayuda social.